Inicio Chicago Y “Don Pepe” vuelve a sonreír

Y “Don Pepe” vuelve a sonreír

133
Compartir

Quien realmente volvió a sonreír fue el empresario Roberto Gómez al ver que su restaurante  ‘Don Pepe’ reabrió sus  puertas al público.

Por Alexis Abreu

Roberto Gómez no puede estar más feliz con la noticia de la apertura de los restaurantes después de una larga ‘cuarentena’ obligada por el Covid-19, que ha golpeado severamente a la industria.

Don Pepe, como se llama su restaurante en el 3616 al Oeste de la Calle 26, pudo sobrevivir a duras penas al impacto de la pandemia expandiendo sus servicios de entrega de comida y, en los últimos tiempos, de cócteles.

Ante un descenso en el número de infecciones, la ciudad permitió que los restaurantes vendieran comida al aire libre, mientras que desde el 26 de junio se les autoriza a ofrecer servicios en su interior bajo estrictas medidas de protección.

“Estamos contentos de que se esté avanzando, de que podemos abrir, aunque sea con el 25 por ciento de nuestra capacidad”, dijo Gómez. “La gente se veía desesperada por entrar a comer”.

En el marco de la Fase 4 en su estrategia de reapertura, los gobiernos de la ciudad y el estado autorizaron la apertura cautelosa a restaurantes, bares, cervecerías, y otros establecimientos de comidas y bebidas con capacidad limitada, y restricciones de seguridad para mantener el progreso crítico de salud realizado durante las últimas semanas en la lucha contra la Covid-19.

“Los restaurantes, bares y cervecerías de nuestros vecindarios se encuentran entre las partes más apreciadas de nuestras comunidades, y son parte integral del tejido de toda nuestra ciudad”, dijo el alcalde Lightfoot. “Como todos los habitantes de Chicago, estoy personalmente emocionada de verlos tomar estos nuevos y cautelosos pasos hacia una reapertura segura, y felicito su colaboración durante esta crisis sin precedentes.

Los asientos en establecimientos de bebidas sin una licencia de venta minorista de alimentos se limitarán a un máximo de dos horas por grupo, mientras que las ventas de alcohol en bares y restaurantes para consumo en el lugar aún deben finalizar a las 11:00 p.m. cada noche,. En tanto, la venta de alcohol para llevar o entregar debe cesar a las 9:00 p.m. cada noche.

“El próximo paso en nuestro plan de reapertura brindará la oportunidad a miles de empresas de expandirse y reabrirse, pero deben hacerlo con cautela y responsabilidad”, dijo Rosa Escareno, comisionada del Departamento de Asuntos Empresariales y Protección al Consumidor (BACP).

Chicago ha entrado a la fase cuatro de su marco de reapertura pero la Ciudad enfatiza que debe ser con cautela y que aún se requiere de un distanciamiento físico estricto.

Todos los residentes deben seguir cumpliendo con las orientaciones generales que incluyen:

  • Distanciamiento físico y uso de una máscara para la cara
  • Limitar las reuniones sociales no comerciales a 10 o menos personas
  • Quedarse en casa si se siente enfermo o ha entrado en contacto con alguien con COVID-19
  •  Hacerse la prueba si tiene síntomas.

La comisionada de Salud Publica (CDPH), la doctora Allison Arwady, insiste en que la reapertura ha de hacerse de una manera correcta:

“Hemos visto un aumento en COVID -19 casos en ciudades y estados que se reabrieron antes que nosotros, y todos odiaríamos ver una situación similar aquí ”, dijo.