Inicio El Chicago Hispano Sitios drive-thru de prueba de coronavirus en Chicago

Sitios drive-thru de prueba de coronavirus en Chicago

300
Compartir

Esta semana se suma Walmart y Walgreens al establecimiento de sitios de acceso directo (drive-thru) en Chicago para la detección del coronavirus. Hasta el momento existen lugares de prueba rápida en más de 30 estados, ubicados en parques estatales y estacionamientos, junto a centros médicos y universidades.

Hace casi dos semanas Walmart, Target, CVS Health y Walgreens se comprometieron a establecer pruebas de coronavirus de acceso rápido en sus estacionamientos, sin embargo, las empresas han tenido problemas para obtener kits de prueba así como encontrar máscaras y cubre bocas, guantes y otros equipos de protección personal para los trabajadores, según declaró a la prensa el vicepresidente ejecutivo de asuntos corporativos de Walmart, Dan Bartlett.

La suma de Walmart con dos sitios y Walgreens con uno en el área de Chicago es parte de una lenta incorporación de estas empresas en todo el país a un despliegue de diagnósticos de la enfermedad, en una asociación público-privada. La empresa CVS Health fue la primera en establecer un sitio, en Massachusetts, para la atención inmediata y exclusiva a personal de protección remitido por oficinas gubernamentales y de salud pública.

Walgreens aclaró en un comunicado que su primer sitio, ubicado en el estacionamiento de una de sus tiendas de esta ciudad, será atendido por trabajadores de salud del gobierno e inicialmente solo evaluará a quienes se encuentren en la primera línea de la pandemia, incluidos socorristas y trabajadores de atención médica, para después servir a personas mayores de 65 años y con afecciones subyacentes.

En el sitio de CVS las propias enfermeras practicantes y farmacéuticos de la compañía realizan las pruebas a policías, bomberos, enfermeras y otros socorristas. “Para la empresa ha sido complejo lanzar un sitio de acceso directo”, aseguró el portavoz de la compañía, Joe Goode.

En tanto, Walmart dijo que abrirá dos sitios más, que no tiene definidos, para un máximo de 150 pruebas al día, y Target aún no ha anunciado ningún plan detallado. Ninguna de las cuatro compañías ha dicho cuándo o dónde agregarán más lugares de prueba, y cuándo las ubicaciones darán la bienvenida al público en general.

La propuesta de estas cadenas comerciales surgió de una reunión del presidente Trump con directivos de las principales minoristas y compañías de atención médica del país para solicitar la ayuda del sector privado. Entonces Walmart se comprometió, una vez que los sitios de ciudades principales se abran como pilotos, ayudar en las áreas rurales donde no hay suficientes pruebas.

El acuerdo fue que los funcionarios de salud federales y estatales administraran las pruebas inicialmente, con el personal de las empresas aprendiendo y con el tiempo quedaran bajo la responsabilidad de los establecimientos, pero nunca manejarían los datos de los pacientes. Hasta el sábado se llevaban realizadas 195, 000 pruebas en Estados Unidos, cifra que no incluye las realizadas en laboratorios privados, según datos oficiales.

No todos los sitios de acceso rápido para las pruebas de coronavirus han seguido un modelo estricto de instalación, aunque si están destinados a la atención de personal de protección remitido por oficinas gubernamentales y de salud pública. Por ejemplo, en Maryland el gobernador ordenó que se detuvieran los programas de inspección de emisiones de vehículos para usar esos sitios como centros de acceso directo de detección del virus.

El departamento de salud de Utah no vigila los sitios por no estar a cargo de ellos; en Carolina del Norte el estado dejó las pruebas al sector privado; en Rhode Island el estado y organizaciones de atención médica administran tres sitios. En tanto, la escasez de suministros ha frenado la iniciativa en varios estados como Colorado, Nuevo México, Virginia, Florida, Luisiana, Alabama, Carolina del Norte y Utah, y el sitio de Las Vegas fue cerrado porque no tenía suficientes trabajadores.

Los lugares de pruebas del coronavirus en sí son similares, con carpas y conos de tráfico, personal médico que usa máscaras, guantes y batas protectoras u otra ropa. Toman muestras de la nariz y la garganta de las personas sentadas en sus automóviles o ayudan a las personas a someterse a la prueba.  En áreas urbanas como Nueva York y Filadelfia, algunos sitios ofrecen atención sin cita previa para personas sin automóviles.