Inicio Internacionales Se dispara el uso de bicicleta en Europa

Se dispara el uso de bicicleta en Europa

1314
Compartir

Como una forma de evitar el contagio de coronavirus en el transporte público, la gente en Europa empezó a preferir  trasladarse en bicicleta, convirtiendo en tendencia esa opción en ciudades como París, Londres y Barcelona.

El gobierno británico anunció recientemente un plan de emergencia de 250 millones de libras ($305 millones de dólares) para adaptar el transporte a la pandemia. Una parte se utilizará para crear carriles de bicicletas temporales en pocas semanas o ampliar los ya existentes, de acuerdo con reportes de prensa.

El uso de la bicicleta se ha disparado de tal forma ante la crisis sanitaria de coronavirus que ahora los sitios de renta y las tiendas de esos vehículos multiplicaron su demanda, situación que se ha generado por la necesidad de moverse más y con mayor libertad, manteniendo el distanciamiento social.

Ante el brote que golpeó muy duro al Reino Unido, los británicos empezaron a evitan el transporte público, desde el abarrotado metro hasta los famosos autobuses rojos de dos plantas, para volver a pedalear, lo que llevó a su gobierno a invertir en la ampliación de las vialidades destinadas a  las bicicletas.

“Millones de personas descubrieron el uso de la bicicleta durante la crisis, para hacer ejercicio o mantener distancias seguras mientras se transportan”, declaró el ministro de Transporte de Reino Unido, Grant Shapps al dar a conocer la decisión.

En tanto, en la ciudad de Barcelona el uso de carriles para bicicletas se ha cuadruplicado en hora pico, y París aumentó este tipo de movilidad debido a que es imposible respetar las medidas de seguridad sanitaria en el metro.

En Roma se han planificado 150 kilómetros de carriles para bicicleta, un transporte para pobladores que viven en la periferia o que siempre van al trabajo en este vehículo, nuevos ciclistas, y hasta gente con bicicletas que han estado en el armario por un tiempo.

En la mayoría de las principales ciudades europeas se han puesto en marcha iniciativas similares a la británica en favor del uso de la bicicleta, considerada de beneficio sanitario y ambiental, como en Bruselas, Berlín y Barcelona, por ejemplo, lo que ha modificado la cotidianidad en sus calles. .