Inicio Chicago Reciben ayuda de sus barrios 60 vendedores ambulantes

Reciben ayuda de sus barrios 60 vendedores ambulantes

130
Compartir

Cerca de 60 vendedores ambulantes de Chicago recibieron un cheque de ayuda por $500 dólares para enfrentar la pandemia de coronavirus, procedente de un fondo de emergencia creado por un grupo comunitario que ha recaudado alrededor de $ 39,000 en donaciones.

Los vendedores ambulantes son en su mayoría inmigrantes hispanos, adultos mayores de comunidades de bajos ingresos donde se han registrado altas tasas de contagios de coronavirus. Se dedican a la venta de frutas, elotes, tamales y atole, ropa y artículos personales, entre otros.

Ninguno de ellos calificó para los cheques de estímulo federales o para algún otro programa de ayuda bajo la ley federal CARES, de apoyo ante el coronavirus. Tampoco fueron candidatos al Fondo de Resiliencia de Chicago de $ 5 millones, o a cualquier otro apoyo de la ciudad.

La ayuda procedió del grupo Increase the Peace, una organización comunitaria, integrada por estudiantes y residentes de los vecindarios, que ofreció una subvención de $ 500 a 59 vendedores ambulantes en Chicago, de un total de $ 29,500 recaudados por miembros de la comunidad a través de un GoFundMe creado en mayo.

Berto Aguayo, fundador y director de Increase the Peace, informó que se hizo una recaudación especial para distribuir entre vendedores ambulantes, al confirmar que quedaron indefensos en medio de la pandemia principalmente por su estado migratorio.

“Encontrar patrocinadores resultó ser un desafío, por lo que el grupo recurrió a los miembros de sus comunidades. Se pidió ayuda a todo aquel que aprecia a los eloteros, tamaleros, paleteros y otros vendedores que están en sus barrios”, dijo.

La suma repartida se logró obtener con las donaciones de casi 800 personas. El grupo aún está trabajando para alcanzar su meta inicial de $ 65,000 y lograr ayudar a más vendedores ambulantes, con un monto que aún cuando es pequeño significa un gran respaldo en tiempos de incertidumbre.

De los más de 300 vendedores que solicitaron la subvención, el 70% son personas de 50 años o más y el 90% no calificaron para recibir el beneficio de algún programa, según los datos del grupo de ayuda. NN