A través de una orden ejecutiva el presidente Donald Trump prohibió a personas y empresas estadounidenses participar en transacciones comerciales con los propietarios de la App   TikTok, la empresa china ByteDance, quienes a su vez advirtieron que podrían demandar al gobierno de Estados Unidos.
Trump también firmó una orden ejecutiva similar referente a la plataforma de mensajería WeChat, de la empresa china Tencent. Ninguna de las dos órdenes incluyen la especificación de las transacciones que prohíbe, debido a una redacción vaga, pero cita preocupaciones por la seguridad nacional, y ambas entran en vigencia en 45 días.
Las dos órdenes ejecutivas, emitidas el jueves 6 de agosto, exponen que los métodos de recopilación de datos de las aplicaciones podrían “permitir al Partido Comunista Chino acceder a la información personal y de propiedad de los estadounidenses”, y citan la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional y la Ley de Emergencias Nacionales.
En respuesta ByteDance anunció en un comunicado que en su demanda contra el gobierno estadounidense argumentará que la orden ejecutiva es inconstitucional, porque “no le dio a la compañía la oportunidad de responder”, y que las preocupaciones por la seguridad nacional para justificar la orden están “basadas en especulación y conjetura”.
TikTok insiste en que no almacena la información de los usuarios estadounidenses en China y no la compartiría con el gobierno chino. De acuerdo con reportes de prensa, en declaraciones anteriores Trump señaló el 15 de septiembre como fecha límite para cerrar Tik Tok, a menos que Microsoft o alguien más la comprara.
TikTok es una aplicación para compartir videos, muy popular entre los jóvenes de Estados Unidos y otros países, que opera una versión separada para el mercado chino. En tanto, WeChat  es una aplicación de mensajería muy popular entre las comunidades inmigrantes chinas para mantenerse en contacto con amigos y familiares en casa.