Preguntas y respuestas sobre la viruela del mono

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Esta historia apareció por primera vez en FactCheck.org.

 By

 

 

 

En medio de la actual pandemia del COVID-19, un brote viral vuelve a preocupar a las autoridades sanitarias. Esta vez es la viruela del mono, también llamada viruela símica, un pariente menos peligroso de la viruela.

A comienzos de mayo, empezaron a aparecer casos de la enfermedad en Europa y otros lugares fuera de África central y occidental, donde la viruela del mono es endémica, incluyendo en Estados Unidos. No se ha determinado que la mayoría de los pacientes de la viruela del mono hayan viajado recientemente a las áreas endémicas, lo cual indica que el virus se está propagando de persona a persona.

El brote es inusualmente amplio, con cientos de casos sospechosos o confirmados de viruela del mono antes de fin de mes (mayo). Pero los expertos dicen que si bien la situación es preocupante, el riesgo para la mayoría de las personas es muy bajo.

Aquí explicamos qué es la viruela del mono, por qué este brote es inusual, y por qué es importante tomarlo en serio a pesar de que probablemente no evolucione como el coronavirus.

¿Qué es la viruela del mono?

La viruela del mono es una rara enfermedad causada por el virus de la viruela del mono, el cual está en el mismo género Orthopoxvirus, de la familia Poxviridae, que es el más letal y contagioso virus de viruela, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Tal como otros virus de la familia Poxviridae, el virus de la viruela del mono presenta un sarpullido característico y su aspecto es similar al de la viruela, aunque causa inflamación de los ganglios linfáticos y es menos severo.

La viruela del mono es una zoonosis, lo que significa que el virus se transmite de animales a personas. Comúnmente, algunas personas en las zonas boscosas del centro y occidente de África se infectan esporádicamente, tras interactuar con un animal infectado. Una vez infectadas, las personas pueden transmitir el virus a otros, pero ello requiere contacto cercano.

El nombre de viruela del mono proviene del descubrimiento de la enfermedad en monos de laboratorio en 1958, pero el virus de la viruela del mono no se halla exclusiva ni principalmente en monos. Muchas especies, incluyendo las ardillas arborícolas y las ardillas listadas africanas, las ratas de Gambia y los lirones pueden albergar el virus de la viruela del mono. El portador habitual y la fuente de este virus es desconocido, pero probablemente es un roedor.

Hay dos tipos principales de virus de viruela del mono: una versión o “clado” de África occidental , la cual es menos severa y es el virus identificado en el brote más reciente, y un clado más letal proveniente de la Cuenca del Congo.

¿Cuándo comenzó el brote y por qué es inusual?

El brote fue identificado inicialmente en Reino Unido en mayo, pero probablemente empezó antes.

El 13 de mayo, el Reino Unido reportó a la Organización Mundial de la Salud un caso probable y dos confirmados de viruela del mono hallados en la misma vivienda, en personas que no habían viajado a áreas donde la viruela del mono es endémica. Una semana antes, el Reino Unido también reportó un caso de viruela del mono en un viajero procedente de Nigeria, pero no parece que esa persona haya propagado el virus.

Otros casos de viruela del mono fueron reconocidos poco después en Reino Unido. Para el 21 de mayo, la OMS contaba 92 casos confirmados y 28 sospechosos en Europa, Australia, Canadá y EE. UU.

Un tabulador de casos operado por la iniciativa sin fines de lucro para estadísticas científicas Global.health muestra un total de 471 casos confirmados o probables hasta el 27 de mayo.

El tamaño sin precedentes del brote lo convierte en inusual, además de su amplia distribución geográfica y el hecho de que muchos, pero no todos, los casos han ocurrido en hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.

Tal como los CDC europeos han escrito, esta es “la primera vez que se reportan cadenas de transmisión en Europa sin vínculos epidemiológicos conocidos a África central u occidental” y estos “son también los primeros casos mundiales reportados entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres”.

Una imagen microscópica de una muestra de piel humana asociada con el brote de viruela del mono de los perritos de las praderas de 2003 en los Estados Unidos. Crédito de la foto: Cynthia S. Goldsmith, Russell Regnery vía CDC.

La viruela del mono es extremadamente rara fuera de África, y los casos son usualmente importados sin transmisión posterior. El primer brote de viruela del mono fuera de África ocurrió en EE. UU. en 2003, cuando roedores importados desde Ghana contagiaron a mascotas conocidas como perritos de la pradera, quienes a su vez transmitieron la viruela del mono a humanos. Ese brote incluyó 47 casos confirmados o probables, según los CDC.

Estos casos recientes, sin embargo, sugieren que la transmisión persona a persona está ocurriendo en países no endémicos. Eso no había ocurrido nunca a escala alguna, aunque no hay indicios de que la viruela del mono se esté propagando a un gran número de personas.

¿Qué información tenemos sobre los casos en EE. UU. y cuál ha sido la respuesta?

El primer caso de viruela del mono en EE. UU. en 2022 fue confirmado en Massachusetts el 18 de mayo en un hombre que había viajado a Canadá.

Hasta la noche del 26 de mayo, ha habido 10 casos de viruela del mono en ocho estados: dos en Utah, dos en Florida y uno en California, Colorado, Massachusetts, Nueva York, Virginia y Washington.

La directora de los CDC, la doctora Rochelle Walensky, dijo en una conferencia de prensa horas antes ese 26 de mayo, que había nueve casos confirmados, que se trataba de “hombres homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres”, aunque el caso de Virginia es una mujer.

Walensky agregó que si bien algunos grupos pueden enfrentar un mayor riesgo, “el riesgo de exposición no está limitado a un grupo específico” y pidió a los estadounidenses a “abordar este brote sin estigmas y sin discriminación”.

No está claro si todos los casos son parte de un gran brote, o si son eventos aislados. El caso en Virginia, por ejemplo, es una mujer que recientemente viajó a una región de África donde se sabe que la viruela del mono se transmite.

Walensky dijo en la conferencia de prensa que algunos de los casos en EE. UU. habían viajado recientemente fuera del país a “áreas con brotes activos de viruela del mono”, pero otros no habían viajado. Debido a que no todos tienen antecedentes de viajes, Walensky dijo, “Creo que es necesario asumir que hay alguna propagación comunitaria”.

Walensky dijo que el rastreo de contactos está en marcha para limitar cualquier transmisión adicional a partir de los casos identificados. Funcionarios sanitarios también dijeron que han ofrecido vacunas, las cuales pueden funcionar profilácticamente, a quienes han sido expuestos a la viruela del mono.

Los CDC dijeron en una conferencia telefónica el 23 de mayo que hay dos vacunas que pudieran usarse para prevenir la viruela del mono en individuos expuestos: una vacunas contra la viruela de generación anterior, conocida como ACAM2000, de la cual el gobierno posee más de 100 millones de dosis en la Reserva Nacional Estratégica; y Jynneos, una vacuna más reciente aprobada en 2019 para la prevención de la viruela y la viruela del mono, de la cual hay más de 1.000 dosis en reserva.

Jynneos es la única vacuna aprobada  por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) específicamente para la prevención contra la viruela del mono. Es una vacuna de dos dosis suministradas con 28 días de diferencia y ofrece más seguridad que ACAM2000, por lo que es la vacuna preferida.

Ninguna de las vacunas contiene el virus de la viruela del mono o el virus variola, que causa la viruela. En cambio, usan diferentes versiones del virus vaccinia, otro Orthopoxvirus que es menos grave. La vacuna Jynneos se considera más segura porque su virus debilitado no causa enfermedad en humanos y no se replica. En cambio, la vacuna ACAM2000 puede ser peligrosa cuando se administra a personas inmunocomprometidas o aquellas con algunas afecciones dérmicas, incluyendo eczema, dermatitis y psoriasis. Los receptores de la vacuna ACAM2000 también pueden pasar el virus de la vacuna a otras personas.

No hay tratamientos aprobados por la FDA para la viruela del mono, pero hay antivirales a la viruela que pueden funcionar, incluyendo tecovirimat y brincidofovir, según los CDC.

¿Cuáles son los síntomas y cuán grave es la viruela del mono?

Los síntomas de la viruela del mono son similares a los de la viruela y usualmente aparecen una semana o dos tras la infección. Típicamente, la enfermedad empieza con fiebre, dolor de cabeza, malestar muscular, dolor de espalda, inflamación de los ganglios linfáticos, escalofríos y agotamiento, según los CDC.

Algunos  días después de que la fiebre empieza, los pacientes desarrollan un sarpullido característico y con frecuencia doloroso, el cual da lugar a lesiones inflamadas y purulentas que posteriormente forman costra y se caen. El sarpullido frecuentemente empieza en el rostro y otras partes del cuerpo. La enfermedad dura entre dos y cuatro semanas en total.

La enfermedad puede ser leve y autolimitada, pero también puede ser mortal, como ha explicado la OMS. Afortunadamente, el virus identificado en los casos más recientes pertenece al clado menos letal de África occidental, el cual ha causado la muerte a cerca de 1% de los casos identificados, a diferencia del clado de la Cuenca del Congo, que puede matar hasta al 10%. En comparación, la modalidad más común de viruela tiene una tasa de mortalidad de hasta el 30%.

Estas cifras aún pueden sobrestimar el riesgo de la viruela del mono en EE. UU., ya que se refieren a brotes en África. Casi todos los casos en los países desarrollados han sido leves, según expertos de la Universidad Johns Hopkins.

Algunos grupos enfrentan un riesgo mayor de enfermedades más severas con viruela del mono, incluyendo niños, embarazadas e inmunocomprometidos.

Algunos individuos en el brote actual han reportado síntomas inusuales de viruela del mono. Los CDC, por ejemplo, han advertido a médicos clínicos que no todas las personas han tenido fiebre y que los sarpullidos pueden ocurrir en el área genital y perianal. Un reporte anecdótico de un caso canadiense es un hombre sin fiebre que tuvo una pequeña irritación en el pene que no se regó a otras zonas de su cuerpo. Autoridades sanitarias también han advertido que la viruela del mono puede confundirse con la varicela o enfermedades de transmisión sexual como sífilis o herpes.

Al evaluar los casos en la Unión Europea hasta el 25 de mayo, los CDC europeos dijeron que la mayoría de los pacientes hasta ese momento, que son mayoritariamente hombres jóvenes que tienen sexo con hombres, han tenido enfermedades leves y lesiones en su zona genital. No han ocurrido muertes.

¿Cómo se transmite el virus y cuán contagioso es?

La viruela del mono inicialmente se transmite a una persona a través de un animal infectado en un área endémica, lo cual puede ocurrir a través de una mordida o un rasguño o cualquier contacto con el animal o los fluidos de sus lesiones.

Una vez que los humanos se infectan y tienen síntomas, pueden pasar el virus a otras personas a través de contacto físico cercano. Según la OMS, el sarpullido y las costras y los flujos de las lesiones dérmicas son especialmente infecciosas, lo que significa que la ropa y sábanas contaminadas también pueden transmitir el virus.

La viruela del mono también se propaga a través de gotículas respiratorias grandes, probablemente porque las lesiones en la boca hacen que la saliva sea infecciosa. Debido a que estas gotículas no se desplazan más allá de algunos metros, se requiere contacto cara a cara sostenido para que el virus se propague, explican los CDC.

Debido a que es necesario un alto nivel de contacto, la viruela del mono no se considera muy contagiosa, a diferencia del coronavirus.

Aunque algunos han especulado si la viruela del mono puede transmitirse sexualmente, debido a la gran cantidad de casos en hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, no se sabe si el virus puede transmitirse a través de fluidos vaginales o semen. Pero como Andrea McCollum, experta de los CDC en viruela del mono, ha dicho, un alto nivel de contacto “ciertamente ocurre durante el contacto íntimo”.

La OMS también ha señalado que el contacto directo de piel con piel puede transmitir el virus, y los sarpullidos de la viruela del mono están localizados ocasionalmente en la boca o los genitales, “lo cual probablemente contribuye a la transmisión durante el contacto sexual”.

Según los CDC, una persona es contagiosa desde el momento que el sarpullido empieza hasta que las costras se caen. La OMS ha dicho que “no está  claro” si las personas asintomáticas pueden transmitir el virus.

¿Cuán preocupante es este brote de viruela del mono?

En general, los expertos concuerdan en que este brote de la viruela del mono es algo al que hay que prestarle atención y tomar en serio, pero no algo por lo que la gente deba sentir pánico o preocuparse demasiado.

“A nivel individual, para la mayoría de las personas, es algo que no les afectará”, dijo Anne W. Rimoin, una epidemióloga adscrita a la Escuela Fielding de Salud Pública de UCLA que ha estudiado la viruela del mono, durante una entrevista concedida al podcast “In the Bubble” de Andy Slavitt, un exasesor del presidente Joe Biden para responder al COVID-19. “Es muy improbable que la persona promedio tenga contacto con un caso potencial de viruela del mono”, dijo, y agregó que la viruela del mono aún es inusual y “puede ser controlada”.

La OMS ha enfatizado que la viruela del mono no se propaga fácilmente entre las personas y ha dicho que el riesgo para la población general es “bajo”. Pero mantenerse alerta, dice la agencia, ayudará a detener una mayor transmisión.

Los funcionarios sanitarios prevén más casos, pero los expertos ven improbable que la viruela del mono se convierta en el nuevo COVID-19.

Luis Sigal, investigador de Orthopoxvirus en la Universidad Thomas Jefferson, nos dijo que era “extremadamente improbable” que la viruela del mono cause una pandemia como la del coronavirus. Si bien es imposible descartar que las cosas se desarrollen de una manera imprevista, “el riesgo ni se acerca al del SARS-CoV-2”, dijo refiriéndose al virus que causa el COVID-19.

En parte, eso se debe a que los virus son muy diferentes. Como ya dijimos, la propagación de la viruela del mono es más difícil.

Además, el virus de la viruela del mono no muta con la rapidez que lo hace el SARS-CoV-2, dijo Sigal. Ello significa que aun si la viruela del mono se propagara más, las poblaciones estarían menos proclives a lidiar con nuevas variantes en un corto plazo.

El riesgo general es menor también porque hay bastante más información sobre la viruela del mono que la que existía sobre el COVID-19, y ya existen algunas vacunas y tratamientos.

“Tenemos vacunas, tenemos terapias. Sabemos bastante sobre este virus, lo hemos estudiado durante décadas”, dijo Rimoin. “Este no es un escenario completamente nuevo. Estamos lidiando con algo que es conocido, algo que podemos manejar”.

“Aun si las cosas han cambiado levemente”, agregó, “es una parte importante del conocimiento básico, pero no cambia fundamentalmente cómo solucionamos este problema”.

Existe la posibilidad con este brote de que la viruela del mono se transmita nuevamente a un animal, lo que crearía una reserva nueva del virus en EE. UU. y otros lugares. Pero los funcionarios de los CDC esperan que eso no ocurra, y apuntaron durante una conferencia telefónica el 23 de mayo que incluso con la infección de mascotas en numerosos hogares en 2003, el virus no se afianzó ni se convirtió en endémico.

“Si bien continuamos observando, nuestro brote de 2003 nos da estadísticas para no preocuparnos tanto”, dijo Jennifer McQuiston, subdirectora de la división de patógenos de alto impacto y patología de los CDC.

¿Por qué un brote de viruela del mono ahora?

Los científicos no saben, pero varios factores pueden incidir.

El primero es que los casos de viruela del mono se han vuelto más comunes durante las últimas décadas y especialmente en años recientes, cuando Nigeria comenzó a registrar un incremento de casos en 2017 que aún no cede. Esto ha generado más casos de viruela del mono importados, incluyendo dos casos importados a EE. UU. desde Nigeria en 2021.

Las razones de este incremento no están completamente claras, pero probablemente están relacionadas con una menor inmunidad de la población a la viruela del mono desde la erradicación de la viruela en 1980 y el fin de la vacunación contra la viruela. Debido a las semejanzas entre los virus, las infecciones de viruela y las vacunas ofrecen una protección parcial ante la viruela del mono, pero al transcurrir el tiempo, porcentajes cada vez mayores de la población no tienen protección alguna.

“En y por sí mismo, esto no es sorpresivo”, dijo Rimoin. “Tenemos una población que ya no tiene inmunidad a los poxvirus. Si se introduce, vamos a ver casos”.

En 2010, Rimoin y sus colegas publicaron un estudio en PNAS que mostró un incremento sustancial en la frecuencia de casos de viruela del mono desde el final de las campañas de vacunación contra la viruela, y un aumento de más de cinco veces en el riesgo de la viruela del mono entre los no vacunados comparados con los vacunados.

Otros factores, incluyendo la deforestación, el cambio climático, cambios en los movimientos demográficos y en los hábitos de cacería también han incrementado la factibilidad de contagio porque los humanos interactúan con más animales salvajes.

En cuanto a las razones de por qué la viruela del mono se ha transmitido tanto durante el último mes, algunos epidemiólogos sospechan que un par de fiestas tipo rave en España y Bélgica a las que asistieron numerosos hombres que tienen sexo con hombres pudieron haber ocasionado brotes en numerosos países. También es posible que la viruela del mono haya sido propagada silenciosamente sin que nadie lo notase, dijo Rimoin, y que tales eventos solo hayan ayudado a amplificar el brote.

De hecho, el momento puede guardar relación con la reducción de restricciones de viaje relacionadas con la pandemia del COVID-19, dijo David Heymann, epidemiólogo en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

“Si observa lo que ha estado ocurriendo en el planeta durante los últimos años y  observa lo que está ocurriendo ahora, fácilmente podría preguntarse si este virus entró al Reino Unido hace dos o tres años, se estaba transmitiendo por debajo del radar, (con) cadenas bajas de transmisión”, dijo Heymann a STAT News. “Y de repente todo se reabrió y la gente empezó a viajar y a mezclarse”.

Es importante destacar que si bien muchos de los casos más recientes de viruela del mono han ocurrido en hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, no hay razón para pensar que esos hombres son susceptibles de manera especial. De hecho, las autoridades sanitarias han dicho que cualquiera, sin importar su orientación sexual, puede infectarse o transmitir la viruela del mono si tiene contacto con el virus, así que cualquier persona con síntomas sospechosos debe ser evaluada.

¿Hay algo único en este virus específico de viruela del mono que explique su propagación inusual?

No hay cambios obvios en el genoma viral que sugieran que el virus de viruela del mono causante de este brote actual se propague mejor de persona a persona que los virus anteriores, pero es una posibilidad.

Según la cantidad limitada de secuencias virales de viruela del mono que los científicos han analizado hasta ahora, todos los virus del brote son virtualmente idénticos, pero difieren de sus parientes conocidos más cercanos, que fueron responsables de brotes en 2018 y 2019, en alrededor de 50 nucleótidos. Es una cifra mayor a la prevista, porque los virus de viruela del mono mutan muy lentamente, con apenas uno o dos cambios al año.

Tal como Trevor Bedford, un biólogo computacional que estudia evolución viral en el Centro Médico Fred Hutchinson, escribió en Twitter, las “~47 mutaciones sugieren al menos [la] posibilidad” de que haya un “componente genético que facilite la transmisión de humano a humano de los virus del brote actual”. Aún “no está claro”, dijo.

Los científicos tendrán que estudiar más de cerca esos cambios virales para determinar si alguno de ellos ocurren en genes que pudieran aumentar la transmisibilidad del virus, y luego hacer experimentos en el laboratorio para investigar más, nos dijo Sigal.

Traducido por Luis Alonso Lugo.

Nota del editor: FactCheck.org no acepta publicidad. Dependemos de subvenciones y donaciones individuales de personas como usted. Por favor considere una donación. Las donaciones con tarjeta de crédito se pueden hacer a través de nuestra página “Donar“. Si prefiere donar con cheque, envíelo a: FactCheck.org, Annenberg Public Policy Center, 202 S. 36th St., Philadelphia, PA 19104.

Edición Digital

Edición Digital
anuncio1
anuncio 2

Últimas Noticias