Inicio Illinois Precauciones ante aumento de contagios 

Precauciones ante aumento de contagios 

101
Compartir

La tarde del lunes 9 de marzo, el gobernador de Illinois J.B. Pritzker declaró estado de emergencia en la entidad, cuando el contagio de coronavirus había alcanzado a 11 personas. Cuatro días después la cifra se elevó a 46 y las medidas de prevención  aumentaron, en un escenario de acelerado cambio que para el sábado reportaba ya 64 casos.

Pritzker dijo que la declaratoria era necesaria con el fin de que Illinois pudiera acceder a fondos federales adicionales dirigidos a gobiernos locales en emergencia, y anunció la realización de exámenes voluntarios de presencia del virus en tres hospitales del Condado Cook, para lo cual pidió apoyo a las aseguradoras en la cobertura del costo de las pruebas de COVID-19.

El jueves 12, en una conferencia de prensa conjunta, la alcaldesa Lori Lightfoot, la presidenta de la Junta del Condado de Cook, Toni Preckwinkle, y el gobernador JB Pritzker llamaron a la cancelación de todos los eventos públicos con más de 1,000 personas durante 30 días, así como a suspender las reuniones públicas y privadas de 250 personas en adelante, con el propósito de frenar la propagación del coronavirus.

El llamado implica que estado, condado y ciudad determinaron cerrar teatros, estadios deportivos y otros lugares públicos. La medida incluye 14 cancelaciones más en McCormick Place, lo que eleva a 20 el número total de eventos suspendidos en el centro de convenciones, con una pérdida de 197,000 asistentes y 255,000 noches de hotel canceladas.

Ese mismo día, anunciaron que el contagio del COVID-19 en Illinois había aumentado a 32 personas, todas del área de Chicago, y para el viernes eran ya 46,  el 30% de los casos relacionados con viajes,  41% por contactos de un caso, y el resto sin conexión clara. El 94% ya estaban en aislamiento, y los afectados tenían entre 20 y 90 años, dijeron las autoridades.

Pritzker advirtió que si ese llamado no se atendía, el estado recurriría a pasos más agresivos para proteger la salud pública. Si es necesario, agregó, la policía disolverá grandes reuniones que se realicen de manera inadecuada, ya que se requiere “reducir el contacto social para reducir la propagación del virus”.

Destacaron que son los adultos mayores el grupo de mayor riesgo de contagio y complicaciones graves, por lo que la ciudad cerró los centros de atención de ancianos. En cuanto a los empleadores del sector privado, si bien no están sujetos a ninguna regla nueva más allá del tamaño de la reunión, Pritzker instó a las empresas a dejar que sus empleados trabajen desde sus hogares en el futuro previsible.

La alcaldesa Lori Lightfoot dijo que no había una razón significativa para cerrar las escuelas de Chicago, lo que tendría un impacto adverso en los niños de padres que trabajan y quienes dependen de las escuelas para obtener refugio, comida e incluso ropa. Sin embargo, un día después el gobernador anunció el cierre de todas las escuelas de Illinois del 17 al 30 de marzo, lo que no impedirá a los estudiantes que lo necesiten obtener su comida diaria.

Para el viernes 13 la ola de cancelaciones de reuniones y eventos en Chicago iba en aumento desde torneos escolares hasta juegos profesionales, pasando por bares, restaurantes, iglesias, bibliotecas, convenciones, premiaciones, trabajos en algunas empresas y clases universitarias. Por ejemplo, se canceló la festividad del Día de San Patricio este fin de semana, incluyendo los desfiles y el teñido del Río Chicago.

Los equipos Medias Blancas y Cachorros pospusieron sus juegos del Día de Apertura programados para el 26 y 30 de marzo; empresas como Google enviaron a sus empleados a trabajar desde su casa durante un mes, incluyendo a los de la sede central del Medio Oeste en West Loop; el mercado de futuros (CME) cerró pisos comerciales indefinidamente; y la Junta de Juegos de Illinois anunció el cierre de los 10 casinos del estado durante 14 días a partir del 16 de marzo.

Además, a partir de este lunes cerrará el Centro Thompson a personas que no tienen asuntos con el estado, “medida extraordinaria” para garantizar que los trabajadores estatales no se enfermen y puedan realizar su trabajo, según anunció el gobernador. La mayoría de operaciones judiciales del Condado Cook, tanto criminales como civiles, se cierran durante casi un mes, y para las elecciones de este martes la ciudad cambió 25 lugares de votación que registraban riesgo.

A lo largo de la sesión informativa, los funcionarios alentaron a las empresas a que apoyen a sus empleados para que trabajen desde casa cuando sea posible y tanto como sea posible. Tal “distanciamiento social” es necesario para evitar que las personas contraigan y propaguen el coronavirus, dijo Pritzker. También pidió a los residentes de Illinois que “reduzcan el contacto social” y piensen en las personas más vulnerables, y prometió un diario reporte de los contagios.