Inicio El Chicago Hispano Plan de vacunación en Chicago

Plan de vacunación en Chicago

382
Compartir

El Departamento de Salud Pública de Chicago destinará sus primeras 23,000 dosis de vacuna Covid-19 a los trabajadores de atención médica de mayor riesgo en 34 hospitales de la ciudad, de acuerdo con el plan descrito por la alcaldesa Lori Lightfoot.

La vacuna irá primero a los trabajadores de la salud, a los residentes y al personal de los centros de atención a largo plazo, pero a lo largo de los meses, la campaña crecerá. Se enviarán más dosis de vacunas a Chicago cada semana, de 30,000 a 40,000, y si se aprueba la vacuna Moderna comenzará a k:usarse.

Se estima que el proceso de vacunación será lento y probablemente no habrá mayor disponibilidad hasta la primavera. Durante la segunda o tercera semana de vacunación, la ciudad también prevé su distribución entre el personal y los residentes de las 128 instalaciones de atención a largo plazo en Chicago.

Las vacunas serán gratuitas, y en la lista de prioridades de la ciudad se incluye al personal de primera respuesta y otros trabajadores esenciales, muchos de los cuales son negros e hispanos; personas con alto riesgo de contraer COVID-19 porque tienen condiciones de salud subyacentes; y habitantes de Chicago de 65 años o más.

A fines de diciembre o principios de enero, la ciudad planea abrir sitios de vacunación masiva, solo con cita previa, para el resto del universo de 400,000 trabajadores de la salud que no se encuentran en hospitales. Después iniciará la tarea de vacunar al menos al 70% de la población general, proporción necesaria para lograr lo que se conoce como “inmunidad colectiva”.

La alcaldesa destacó que existen múltiples proveedores del sector salud que están listos para administrar la vacuna, incluidos consultorios médicos, farmacias minoristas, hospitales y centros de salud calificados a nivel federal. También grandes empleadores, como las cadenas de supermercados.

La ciudad estima la posibilidad de administrar la vacuna en sitios como gimnasios, colegios comunitarios, parques y otros sitios abiertos en las comunidades negras e hispanas que han sufrido la peor parte del coronavirus.

La Dra. Allison Arwady, directora del Departamento de Salud Pública de Chicago, advirtió que el mayor desafío logístico de la vacunación es el tiempo muy corto de la vacuna Pfizer, debido a su conservación en ultra frío, que solo tiene cinco días para usarla desde que se descongele, y no puede regresar a la temperatura de ultra bajo.

Anunció que al igual que se utilizan los datos de rastreo de contactos para dar seguimiento a los contagios del coronavirus, la ciudad rastreará los datos de vacunación por raza y etnia, edad y código postal de la vivienda, con el fin de usar esos datos para tomar decisiones.

Se esperan alrededor de 3 millones de dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech en los primeros envíos en todo el país, según funcionarios de Operation Warp Speed, el programa de desarrollo de vacunas de la administración Trump. Una cantidad similar se mantendrá en reserva para la segunda dosis de esos receptores

Si también se autoriza el uso de emergencia de la vacuna de Moderna, Estados Unidos vacunaría a 20 millones de personas para fines de diciembre, otros 30 millones de personas en enero y 50 millones en febrero, según  OWS.