Otro violento feriado en Chicago

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La policía reporta al menos seis muertos y más de 60 heridos en tiroteos.

El Chicago Hispano

 

La violencia se volvió a apoderar de Chicago el pasado fin de semana feriado de ‘Labor Day’.

Más de 60 personas resultaron heridas, de las cuales seis murieron, entre ellas un niño de solo cuatro años, de acuerdo con la policía de la ciudad.

Entre el viernes y el lunes, una decena de menores fueron alcanzados por las balas, según las autoridades locales, que identificaron a la víctima más joven de los tiroteos como Mychal Moultry, un niño de Decatur, Alabama que se encontraba visitando a su padre en Chicago.

Al pequeño le estaban cortando el cabello el viernes cuando las balas atravesaron la ventana de la vivienda donde se hospedaba en Woodlawn, en el South Side, y le arrebataron la vida, indica el reporte policial.

El menor fue trasladado de urgencia al Comer Children’s Hospital, pero los médicos ya no pudieron hacer nada para salvarlo pues le impactaron en la cabeza.

Activistas comunitarios están ofreciendo una recompensa de 9,000 dólares para dar con los responsables de la muerte del niño.

La violencia del fin de semana festivo fue una repetición del 4 de julio, cuando resultaron baleadas en la ciudad un centenar de personas, de las cuales una veintena murió.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot y el superintendente de la policía, David Brown, instaron a la comunidad a denunciar a los responsables de estos hechos violentos.

Mychal Moultry Jr, de cuatro años, murió tras ser impactado por las balas.

En una rueda de prensa, Lightfoot, dijo que “la gente de los vecindarios que está disparando es conocida por la gente de los vecindarios” y que entiende que existe temor en la comunidad, pero que hay que dar un paso al frente y “hacer que tu fe supere tu miedo”, especialmente cuando las víctimas son niños.

La alcaldesa adelantó que las autoridades presentarán en los próximos días nuevas iniciativas para controlar la violencia callejera.

Brown dijo que los niños fueron víctimas involuntarias de los disparos, como casi siempre, debido a que los tiradores suelen apuntar a otra persona.

Entre las víctimas más jóvenes de la violencia que sacudió el fin de semana feriado en la ciudad está un niño de 12 años y una niña de 15 que resultaron heridos el sábado en un tiroteo en East Garfield Park.

También el sábado, un niño de 15 años recibió un disparo en un vehículo en el vecindario de Englewood, y otro de 13 años resultó gravemente herido en un tiroteo en el sur de Chicago, cuando estaba en un sótano con amigos y entró la bala por una ventana.

El domingo por la mañana, un niño de 14 años recibió un disparo y resultó herido mientras caminaba hacia un automóvil con su padre en La Villita,en el lado sur, y un joven de 17 años fue baleado en Washington Park.

Entre otros heridos por bala está un conductor de autobús de 34 años, quien recibió un disparo en el Loop y otras cinco personas, todas entre 22 y 37 años, que fueron víctimas de un ataque desde un auto en Lawndale, de acuerdo con el reporte de las autoridades.

Entre los adultos que fallecieron por disparos, la policía reportó a un hombre de 41 años asesinado el sábado a las 11:50 p.m. en el 1600 S Central Park Ave.; otro de 23 años, el domingo a la 5:30 a.m. en 3700 S Kedzie Ave.; uno más sin edad definida, a las 2:45 p.m. en 7800 S Clyde Ave.; y el lunes a las 6:20 a.m., en 4200 W Washington Blvd. un hombre de 50 años.

 

Edición Digital

Edición digital
anuncio1
anuncio 3

Últimas Noticias