Inicio Chicago Nuevos vagones en los trenes de CTA

Nuevos vagones en los trenes de CTA

335
Compartir
La Autoridad de Tránsito de Chicago (CTA) anunció el inicio de pruebas de nuevos vagones de ferrocarril en la Línea Azul, así como la reconstrucción de cuatro estaciones de 100 años de antigüedad de la Línea Roja, en el lado norte, para hacerlas más funcionales.
Los nuevos vagones son de la serie 7000 y fueron fabricados por CRRC Sifang América en una instalación del vecindario Hegewisch, en el sur de la ciudad. Ofrecen pantallas de doble cara, con video digital, y una nueva configuración de asientos orientados hacia el frente y hacia el pasillo, según información publicada por CTA.
Otras novedades son: la muestra en  pantallas del mapa de ruta, con estaciones y próximas paradas, así como textos del audio; sonidos distintivos para notificar a los pasajeros con problemas de visión;  señales precisas para los que tienen discapacidad auditiva; y una suspensión ajustable al piso del vagón con la altura de la plataforma.
Las pruebas en servicio con pasajeros de los 10 nuevos coches comenzaron la semana pasada en la Línea Azul y continuarán hasta principios de 2022. Los vagones son los primeros modelos nuevos de CTA desde 2011, y entraron en servicio cinco años después de que la agencia llegara a un acuerdo para construirlos en Chicago.
Para los conductores, los vagones tienen controles de pantalla táctil, sistemas mejorados de notificación al operador y asistencia para la resolución de problemas. La CTA realizó pruebas fuera de servicio  el otoño pasado en las ocho líneas ferroviarias para evaluar el rendimiento en diferentes condiciones.
La Línea Azul, que va desde el oeste de Forest Park al Aeropuerto O’Hare, pasando por el Loop, es la segunda línea ferroviaria más transitada de la CTA, detrás de la Línea Roja, la cual también registrará modificaciones en cuatro de sus estaciones más antiguas, de acuerdo con la información de CTA.
Dos estaciones de la Línea Roja del lado norte cerrarán en mayo por más de tres años y otras dos tendrán entradas temporales como parte del proyecto de modernización de $ 2,100 millones. La reconstrucción de las estaciones, de un siglo de existencia, las hará más accesibles a pasajeros con discapacidades, e incluirá nuevas vías, estructuras de apoyo, puentes y viaductos.