Navarro vincula erróneamente a Fauci con el origen de la pandemia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Esta historia apareció por primera vez en FactCheck.org.

By

 

 

Compendio SciCheck

Estados Unidos financió indirectamente algunas investigaciones sobre los coronavirus en murciélagos en un laboratorio de Wuhan, China. Pero esos experimentos no pudieron haber producido el coronavirus que causa el COVID-19, porque los virus usados eran muy distintos. Sin embargo, el exasesor de la Casa Blanca sobre comercio, Peter Navarro, repitió la falacia de que el Dr. Anthony Fauci “mató a mucha gente” al financiar el laboratorio.

¿Qué sabemos sobre los orígenes del SARS-CoV-2?

Historia completa

No se sabe cómo se originó el SARS-CoV-2, el coronavirus que causa el COVID-19. Pero muchos científicos sospechan que el virus “se traspasó” a los humanos desde un animal. No hay evidencia de que el virus fuese creado en un laboratorio, mucho menos como parte de alguna investigación financiada por EE. UU.

Durante más de un año, políticos y otras personas han citado erróneamente algunas subvenciones otorgadas a un grupo que colaboraba con un laboratorio en Wuhan para sugerir incorrectamente que el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés), el doctor Anthony Fauci, es responsable de la pandemia del COVID-19.

Si bien hay un debate en torno a si parte de la investigación debió realizarse o financiarse, los experimentos no produjeron el SARS-CoV-2, tal como lo han explicado los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) y otros entes.

La versión más reciente de esta afirmación falsa proviene de Peter Navarro, el asesor comercial del expresidente Donald Trump, quien el 16 de mayo, durante una entrevista concedida al medio conservador Newsmax, responsabilizó a Fauci por la pandemia y pidió su encarcelamiento.

Navarro comenzó respondiendo a un segmento en el que Fauci dijo a CNN, el 15 de mayo, que no trabajaría para Trump si el expresidente resultara electo en 2024.

“Tony, estás despedido, hombre. De ninguna manera volverás jamás a la Casa Blanca de Trump”, dijo Navarro, y agregó que tan pronto los republicanos obtengan la mayoría en la Cámara de Representantes, Fauci comparecerá ante el Congreso y “confesará haber creado el virus que ha matado a casi un millón de estadounidenses hasta ahora”.

“Te vamos a colocar un uniforme naranja, Tony, puedes estar seguro de eso”, continuó, haciendo referencia al traje naranja que usan los prisioneros en EE. UU. “Así que no seas presumido en CNN, hombre, okay. Estás despedido. Y si eso es lo único que te sucede, Tony, tendrás suerte porque mataste a muchas personas financiando este laboratorio en Wuhan. Te confabulaste con el Partido Comunista Chino, le mentiste al pueblo estadounidense”.

Fauci, quien ha encabezado el NIAID desde 1984 y es uno de los científicos vivos más distinguidos, ha trabajado para siete presidentes, incluyendo tres demócratas y cuatro republicanos. A sus 81 años, Fauci ha dicho que está pensando en jubilarse, pero no tiene planes inmediatos y no lo hará antes de que el país supere definitivamente el peligro de la fase pandémica del COVID-19.

Navarro, quien previamente ha desinformado al público sobre la viabilidad de la hidroxicloroquina para tratar el COVID-19 y compartido información incorrecta sobre las vacunas contra COVID-19, posteriormente afirmó sin fundamento que la pandemia comenzó en el Instituto de Virología de Wuhan.

“Aquí es donde comenzó el virus”, dijo, señalando una imagen del edificio. “Esto fue financiado por Tony Fauci. Fue a la espalda de Donald Trump y la Casa Blanca para empezar una investigación de ganancia de función aquí en 2017 con los comunistas chinos. Y ahora tenemos una pandemia que ha matado a casi un millón de personas. No sé cómo este hombre todavía ocupa un cargo gubernamental, realmente debería tener un uniforme de prisionero”.

Newsmax compartió su entrevista con Navarro en Facebook, donde recibió más de 30.000 visualizaciones en dos días.

Fauci no tiene conexión con el virus pandémico

Los comentarios de Navarro recuerdan aquellos de otros republicanos, incluyendo al representante por Florida Matt Gaetz y al senador por Kentucky Rand Paul, quienes también insinuaron la falsedad de que la investigación del Instituto de Virología de Wuhan (WIV, por sus siglas en inglés), financiada por los NIH, pudo haber dado pie al SARS-CoV-2.

Tal como hemos explicado previamente, el NIAID financió algunos experimentos en el WIV como parte de una subvención multianual por 3,7 millones de dólares que comenzó en 2014 otorgada a la organización estadounidense sin fines de lucro EcoHealth Alliance. La investigación buscaba entender el riesgo de la aparición de nuevos coronavirus procedentes de murciélagos, y una porción pequeña del dinero, 600.000 dólares, fue a un colaborador de EcoHealth en el Instituto de Virología de Wuhan.

Pero esos experimentos, que mezclaron y cotejaron ciertos elementos de los coronavirus de murciélagos, no pudieron haber producido el SARS-CoV-2 porque los virus usados eran muy distintos.

Análisis de información genómica publicada y otros documentos del beneficiario demuestran que los coronavirus desarrollados de manera natural en murciélagos que fueron estudiados con la subvención de los NIH están genéticamente muy distantes del SARS-CoV-2 y no pudieron haber causado la pandemia del COVID-19”, dijo el director de los NIH, el doctor Francis Collins, en un comunicado emitido el 20 de octubre del 2021, refiriéndose a un análisis publicado en la página web del NIAID. “Cualquier aseveración que diga lo contrario, se puede demostrar como falsa”.

Tal como hemos publicado, el análisis de los NIH demuestra que los virus del WIV comparten solamente el 80% de sus genomas con el SARS-CoV-2, que es una brecha tremenda. Incluso otros virus más semejantes, idénticos en un 96%, difieren del SARS-CoV-2 por más de 1.000 nucleótidos, y de ninguna manera podrían ser el virus ancestral, nos dijo David Robertson, director de genomas virales y bioinformática en la Universidad de Glasgow, para una historia previa.

Simplemente, no hay nada que fundamente la afirmación que Fauci, a través de la subvención del NIAID, guarda relación alguna con el origen del coronavirus.

Es más, no hay evidencia de que el SARS-CoV-2 haya salido del WIV o de otro laboratorio, y muchos expertos sostienen que el virus, casi con certeza, no fue producto de bioingeniería. De hecho, pese a especulaciones continuas surgidas principalmente por la cercanía de algunas instituciones investigadoras a la ciudad de Wuhan, donde se identificaron los primeros casos de COVID-19, no hay evidencia confiable de que el virus se haya escapado de un laboratorio.

En cambio, si bien no hay prueba aún, múltiples líneas de evidencia, incluyendo análisis genéticos y de geolocalización, sugieren que la pandemia comenzó con un traspaso natural en el mercado de Huanan, que vendía una variedad de animales vivos para el consumo humano.

Gran parte del debate sobre los experimentos del WIV se ha enfocado en si se trataban de los llamados experimentos de ganancia de función y si los NIH debieron financiarlos. Paul mantiene una disputa con Fauci sobre este tema, y ambos se han acusado mutuamente de mentir.

Fauci ha dicho que los experimentos no son de ganancia de función, a los que la agencia define de una manera específica como aquella investigación que involucra “patógenos mejorados de potencial pandémico”, (ePPPs, por sus siglas en inglés). Paul insiste en que sí lo son.

En febrero, los NIH dijeron haber ordenado una revisión de sus directrices sobre ePPP, las cuales han sido controversiales.

Independientemente de que ciertas investigaciones potencialmente riesgosas deban financiarse o no, es incorrecto que Navarro afirme que Fauci tuvo responsabilidad en el inicio de la pandemia.

Traducido por Luis Alonso Lugo.

Nota del editor: El Proyecto de Vacunación/COVID-19 de SciCheck es posible gracias a una beca de la Robert Wood Johnson Foundation. La fundación no tiene control alguno sobre las decisiones editoriales de FactCheck.org, y los puntos de vista expresados en nuestros artículos no reflejan necesariamente el punto de vista de la fundación. El objetivo del proyecto es aumentar el acceso a información precisa sobre el COVID-19 y las vacunas, y reducir el impacto de información errónea.

Edición Digital

anuncio1
anuncio2
anuncio 3

Últimas Noticias