Inicio Chicago “Muchos tenemos el corazón donde debe estar”

“Muchos tenemos el corazón donde debe estar”

254
Compartir
Por Migdalis Pérez, Negocios Now
A pesar de haber otorgado $12 millones de dólares en préstamos como parte del Paycheck Protection Program (PPP), el presidente de Second Federal Credit Union, Rudy Medina, desearía poder hacer mucho más por las pequeñas empresas de Chicago, seriamente afectadas por la pandemia del coronavirus.
  «Con el PPP, algunos bancos están ignorando a los pequeños empresarios, a las organizaciones nonprofits, y dándoles prioridad a las grandes empresas, a los clientes privados. Nosotros estamos más enfocados en la comunidad, entendemos los problemas de la gente. Para nosotros, en la cooperativa, lo primordial es ayudar», asegura Medina.
  Con dos décadas de experiencia en el sector bancario, el ejecutivo entiende que ciertas entidades financieras hayan optado por sus clientes más grandes, «porque los bancos son for profits», pero no está de acuerdo en cómo actuaron ahora. De hecho, es de los que piensa que «debería exigírseles que acepten tantos préstamos a los pequeños negocios».
  Medina agrega que «en el PPP, muchos bancos querían prestamos grandes, pero como las pequeñas empresas solo requerían $25 mil o $15 mil dólares, no les hacían caso. En realidad, el trabajo es el mismo: sea [un préstamo] de dos millones de dólares o uno de $10 mil. Entonces, ellos dejaron fuera a los pequeños negocios que tienen solo dos empleados».
  En lo que respecta a los dueños de pequeñas empresas, el banquero opina que todos «deberían tener una relación con un banco en general, porque esa relación es importante, algo invaluable para cualquier empresario». Y es que, a raíz de la emergencia sanitaria por el COVID-19, él corroboró que no todos tienen un historial empresarial con una entidad bancaria.
  Aparte de eso, subraya, «algunos de ellos se van a bancos grandes porque prestan más servicios, tienen muchas sucursales, cajeros automáticos, o porque tienen todo por Internet, pero en situaciones como estas, es donde pueden ver la relevancia de una relación con una institución que tal vez no tiene toda la tecnología de un gran banco, pero que valora la relación con el empresario».
  Medina reconoce que el PPP es un buen programa de préstamo, porque puede ser perdonado, pero en vista de que no ha beneficiado a los que más lo necesitan, al menos en la primera ronda de ayuda para las pequeñas empresas, tanto él como la organización que representa están hablando con fundaciones, con las ciudades, para ver qué salidas hay.
«Muchas municipalidades, estados, condados, están sacando programas muy buenos. Realmente, concluye, hay muchos como nosotros que tenemos el corazón donde debe estar».

Un salvavidas para el ‘Tecnicentro’ de Vicente Torres

 
La inesperada aparición del coronavirus tendió un manto de incertidumbre sobre Tecnicentro Automotriz, Inc., la empresa de Vicente Torres, enclavada en la calle 26.
  En un abrir y cerrar de ojos, la pandemia amenazaba con devorar un pequeño negocio de más de 25 años de servir a la comunidad.
  “Los ingresos colapsaron abruptamente, diría que en un 90 por ciento, hubo una semana que solo ingresamos $100”, comentó Torres.
   El dueño de Tecnicentro, que emplea a seis personas, no le quedó otro remedio que suspender sus labores y enviar a los trabajadores a casa, con una compensación.
    De pronto conoció del “Paycheck Protection Program” (PPP), como una suerte de salvavidas.
    “Llamé al Second Federal (Self-Help Credit Union) y llamé a Rudy (Medina) y me ayudó con la aplicación para el PPP y me aprobaron. Esto me permitirá continuar  pagando a mis trabajadores por algunas semanas”, dijo satisfecho.
   Torres asegura que no obstante la ayuda que pueda darse cualquier banquero, es importante que los empresarios tengan siempre todos los papeles en orden.
   La contabilidad es clave. Hubiese sido imposible obtener este préstamo (susceptible a ser perdonado), y que prácticamente ha salvado la continuidad del negocio”, aseguró.