Inicio Nacionales Migrantes los responsables de salud, seguridad y alimentación durante el brote

Migrantes los responsables de salud, seguridad y alimentación durante el brote

398
Compartir

Seis millones de trabajadores inmigrantes son responsables de mantener a los residentes de Estados Unidos saludables, seguros y alimentados durante la pandemia COVID-19, de acuerdo con un análisis del Migration Policy Institute (MPI).

 

Si bien los nacidos en el extranjero representaron en el 2018 el 17 por ciento de los 156 millones de civiles que trabajaban en esas áreas, en lo individual cuentan con una mayor participación en ocupaciones de primera línea de respuesta ante una pandemia, por ejemplo, el 29 % de todos los médicos en los Estados Unidos, el 38 % de los asistentes de salud en el hogar y el 23 % de las tiendas almacenar farmacéuticos, indica el reporte.

 

También los inmigrantes representan una parte importante de los trabajadores que limpian las habitaciones de los hospitales, el personal de las tiendas de comestibles y la producción y el transporte de alimentos en todo el país. La población inmigrante abarca ciudadanos naturalizados, residentes permanentes legales (también conocidos como titulares de tarjetas verdes), aquellos con visas temporales y personas indocumentadas.

 

Más allá de trabajar en industrias de primera línea en cantidades significativas, los trabajadores inmigrantes también están sobre representados en sectores que están siendo devastados de inmediato por despidos masivos: restaurantes y hoteles, servicios de limpieza para edificios de oficinas ahora cerrados y servicios personales como el cuidado infantil en el hogar, entre otros.

 

En total, otros 6 millones de inmigrantes trabajan en industrias que MPI identificó como algunas de las más afectadas, lo que significa que colectivamente 12 millones de trabajadores nacidos en el extranjero están a la vanguardia de la respuesta y los impactos de la pandemia.

 

A medida que la dramática contracción económica traiga dificultades a decenas de millones de estadounidenses en las próximas semanas y meses, esas serán mayores para muchos trabajadores inmigrantes debido al acceso limitado a los sistemas de redes de seguridad y a la ayuda federal, tanto para aquellos que no están autorizados como para algunos con status legal, asegura MPI.

 

Muchos inmigrantes son elegibles para recibir un cheque del paquete de ayuda federal por $2.2 billones, sin embargo, no son elegibles los indocumentados que carecen de un número válido de Seguro Social, ni la mayoría de los cónyuges de ciudadanos estadounidenses o inmigrantes legales que presenten impuestos conjuntamente con dichos inmigrantes no autorizados.

 

Los no ciudadanos (incluyendo residentes, trabajadores temporales, TPS y DACA) que rebasan la mitad de los trabajadores en las industrias más afectadas por la emergencia contra el brote, enfrentan acceso restringido a los programas de ayuda de redes de seguridad, nuevos y existentes, como el seguro de desempleo. La mayoría de ellos no puede acceder a los beneficios federales y de recursos comprobados a los que otros trabajadores recurren en momentos de necesidad.

 

Los trabajadores inmigrantes, agrega el análisis de MPI, enfrentan vulnerabilidades adicionales. Quienes se encuentran en las industrias más afectadas por el brote tienen más probabilidades de tener ingresos más bajos que sus pares nacidos en Estados Unidos. El 28% carece de cobertura de seguro médico, que es el doble de la tasa de trabajadores similares nativos, y el 38 % tiene un hijo menor en casa, en comparación con el 23% de los nacidos en Estados Unidos.

 

El instituto destaca que la pandemia hace evidente los impactos de restringir el seguro de salud pública y programas de redes de seguridad a los inmigrantes más vulnerables, en tiempos de emergencia epidemiológica.  “La profundidad con la que el coronavirus afecta a las comunidades y la rapidez con que Estados Unidos pueda recuperarse, médica y económicamente, dependerá en parte de cómo el país trate a sus familias más vulnerables, inmigrantes y nacidos en los Estados Unidos por igual, en este momento de peligro”, precisa.