Limitan persecución policial a pie

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

 

 

El Chicago Hispano

 

El Departamento de Policía de Chicago (CPD) publicó una versión final de su política de persecución a pie, la cual establece que los oficiales tienen prohibido esa acción “a menos que exista una necesidad válida para detener a la persona”.

 

Los policías solo pueden perseguir a los sospechosos que hayan cometido, o estén a punto de cometer, un delito grave, un delito menor de Clase A, una infracción de tránsito que ponga en peligro la seguridad física de los demás o una ofensa susceptible de arresto, que implique una amenaza física obvia.

 

Tienen prohibido perseguir a personas involucradas en algunos delitos menores, como violar una ordenanza; infracciones de estacionamiento o de tránsito, como licencias y seguros. Tampoco podrán perseguir a quien solo está tratando de evitar entrar en contacto con un oficial.

 

No obstante, el oficial puede perseguir a cualquiera siempre que tenga una “sospecha razonable o causa probable”, también decidir cuándo detener a la persona, así como suspender la persecución si no sabe dónde está.

 

El superintendente de la CPD, David Brown, dijo que la parte fundamental de la nueva política es una mayor supervisión de las persecuciones, debido a que se prevé que los oficiales rindan cuentas. “Los cambios tienen como objetivo garantizar que los oficiales hagan su trabajo de manera más segura y legal”.

 

La política final de persecución a pie se presentó después de la vigencia de una normatividad temporal, criticada de vaga e insuficiente, y a más de un año de dos controvertidos tiroteos policiales fatales, el de Adam Toledo, de 13 años, y de Anthony Álvarez, de 21 años.

 

Ambas persecuciones causaron indignación debido a que Toledo recibió un disparo mortal en el pecho momentos después de que dejó caer un arma y levantó las manos, en tanto que Álvarez sostenía un arma de fuego cuando el oficial que lo perseguía le disparó por la espalda.

 

La nueva política incluye una mayor supervisión, con dos revisiones de actividades, directrices más claras, capacitación adicional de los oficiales, así como una mejor recopilación de datos para analizar las acciones, con un formulario que llenarán  los oficiales después de una persecución.

 

Se espera que entre en vigor a fines de verano, cuando reemplace la fallida política de persecución temporal, y después de que los oficiales hayan recibido capacitación sobre los nuevos requisitos.

Redacción El Chicago Hispano

Edición Digital

Edición Digital
anuncio1
anuncio 2

Últimas Noticias