La violencia enluta a Chicago

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

 Estaba escribiendo para este espacio editorial acerca del peligro que enfrentamos con la variante delta, cuando nos sorprendió la noticia de la muerte de la joven oficial Ellen French.

Cualquiera muerte, sea quien sea, es lamentable, especialmente cuando se trata de personas inocentes que caen en el fuego cruzado de la larga guerra entre pandillas que sufre Chicago.En esta ocasión las armas apuntaron contra las mismas personas que nos cuidan del azote de la violencia. 

 El incidente ocurrió cuando los oficiales hicieron una parada de tránsito a un vehículo con tres ocupantes, el sábado 7 de agosto alrededor de las 9 de la noche, en la calle 63 y la avenida South Bell, en el sur de la ciudad. 

 Uno de los ocupantes del vehículo abrió fuego a los agentes que respondieron a los disparos, resultando herida de muerte la oficial Ellen y su compañero, quien al cierre de la edición se encontraba en cuidados intensivos como causa de sus graves heridas.

 Según el jefe de la Policía de Chicago, David Brown, 38 policías de la ciudad han sido agredidos en 2021, y 11 de ellos han sido alcanzados por las balas.

French es la primera mujer policía de Chicago asesinada en el cumplimiento del deber desde 1988, y es también el primer oficial que muere en el cumplimiento del deber desde que la alcaldesa Lori Lightfoot asumió el cargo.

“Una madre perdió a su hija anoche”, dijo Lightfoot. “Un hermano, su hermana. Una familia, destrozada para siempre. Otro sigue en una cama de hospital, enviando poderosas oraciones pero sin duda temiendo lo peor”.

 El ataque a oficiales de policías muestra los niveles de crimen a los que ha llegado la ciudad atenazada también por la letal variante del Covid-19.

 Sin embargo, al menos las autoridades médicas y de gobierno toman medidas para atenuar el impacto del coronavirus en la población, sugiriendo ponerse nuevamente la máscara en interiores, incluyendo escuelas públicas y privadas.

   Aunque muchos aún rehúsan ponerse el nasobuco, e incluso vacunarse contra el virus, es una realidad que millones de personas han podido salvarse siguiendo las regulaciones de las autoridades médicas y oficiales.

  En contraste, las medidas para detener la ola de violencia en Chicago todavía no surten el efecto deseado y tenemos que lamentar la muerte de una oficial llena de vida y un sinnúmero de jóvenes que son asesinados cada semana. Detener el dolor y la tragedia que ocasionan las armas de fuego y las organizaciones delictivas sigue siendo una asignatura pendiente.   

 

Golpea otra vez

 

 Ocurrió durante una parada de tráfico de rutina. La oficial Ella French y su compañero se acercan al vehículo y desde dentro son impactados por las balas. Ella, una joven y bella oficial de 29 años, es herida mortalmente,  mientras su pareja, al cierre de esta edición, luchaba por su vida. Tres sospechosos están bajo arresto, pero la violencia desenfrenada nos golpea otra vez.  Sigue siendo un cáncer en la ciudad que solo este año suma más de 365 muertos por armas de fuego. ¿Qué podemos hacer?

 

 

 

Edición Digital

Edición digital
anuncio1
anuncio 3

Últimas Noticias