La luz al final del túnel

Wringley Field
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

El Chicago Hispano

Que las autoridades de ciudad hayan dado luz verde para que se acuda a los estadios a presenciar los partidos de béisbol es una noticia que suena en los fanáticos como un jonrón de su equipo con las bases llenas en una serie mundial.

El anuncio en sí, aun para quienes no gustan del béisbol, dio una sensación de alivio para toda una ciudad secuestrada por la letal pandemia que ha cobrado más de 20,000 muertos en el estado de Illinois y más de medio millón en todo los Estados Unidos.

Aunque solo el 20 por ciento de su capacidad, el solo hecho de ver nuevamente a los fanáticos en el Wrigley Field de los Cachorros y el Guaranteed Rate de los Medias Blanca, sería una buena medicina para el daño psicológico que ha provocado en muchos este encierro prolongado.

Sin embargo, esta no es la única noticia digna de celebrar, una de ellas, es el bendito cheque que está enviando el gobierno federal a los contribuyentes, como parte del histórico rescate económico de 1.9 billones de dólares firmado por la administración de Biden.

A tono con las buenas intenciones de la “nueva” Casa Blanca, el gobierno de Illinois estableció un programa para que los estudiantes de familias vulnerables reciban en efectivo recursos para la alimentación escolar.

La alcaldesa, por su parte, lanzó otro programa de apoyo a pequeñas empresas, golpeadas con severidad por la pandemia, mientras que ComEd llama a sus clientes en problemas para pagar sus facturas a aprovechar un programa que los ayuda en ese sentido.

Aunque el virus sigue viviendo entre nosotros, provocando contagios y muertes, las buenas noticias dan la sensación de que Chicago avanza poco a poco hacia la normalidad.

Existen otros motivos emocionales para estar contento. Ya no hay nieve, el frío va quedando atrás y el sol alumbra a la hermosa ciudad de Chicago invitándolo a recorrer sus calles y autopistas. Pero cuidado que el entusiasmo en el volante se traduzca en un “ticket” por pisar demasiado el acelerador. Aquí también le traeremos las nuevos límites de velocidad establecidos por la ciudad y que pueden llegar a los 100 dólares de multa.

Redacción elChicagoHispano

Edición Digital

Edición digital
anuncio1
anuncio 3

Últimas Noticias