La Cruz Roja acepta donaciones de sangre de personas vacunadas contra el COVID-19

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Esta historia apareció por primera vez en FactCheck.org.

By

 

 

 

Compendio SciCheck

La Cruz Roja Americana y otras agencias de donación de sangre en Estados Unidos solicitan encarecidamente que todas las personas saludables donen sangre, incluyendo quienes han recibido la vacuna contra el COVID-19. Pero una publicación en las redes sociales insinúa erróneamente que la organización no utiliza sangre de personas vacunadas.

¿Cómo sabemos que las vacunas son seguras?

Historia completa

La Cruz Roja Americana ha dejado en claro que las personas que han recibido una vacuna contra el COVID-19 son elegibles para donar sangre si tienen buena salud.

Según las directrices de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) para los establecimientos de donación de sangre, las personas que han recibido cualquiera de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas o aprobadas para su uso en EE. UU. (Moderna, Pfizer/BioNTech o Johnson & Johnson) no necesitan esperar un tiempo entre la vacunación y la donación, siempre y cuando se sientan saludables y tengan una temperatura normal.

Las directrices de la FDA señalan que solo las personas que no saben qué tipo de vacuna recibieron o si recibieron una vacuna contra el COVID-19 de virus vivo atenuado necesitarían esperar dos semanas después de la vacunación para dar sangre. Pero actualmente no hay ninguna vacuna contra el COVID-19 de virus vivo atenuado, o que contenga el virus vivo pero debilitado, autorizada o aprobada por la FDA o la Organización Mundial de la Salud.

La Cruz Roja también exige de dos a cuatro semanas de espera para donantes que han recibido otro tipo de vacunas de virus vivo atenuado, como las vacunas contra el sarampión o la fiebre amarilla, “como medida de extrema precaución”. Las personas que quieran donar sangre deben presentar su tarjeta de vacunación con el nombre del fabricante de la vacuna al momento de donar sangre.

“Usted puede donar sangre, plaquetas o plasma aún después de recibir una vacuna contra el COVID-19”, dice la página web de la Cruz Roja sobre donaciones y el coronavirus.

Sin embargo, publicaciones en las redes sociales siguen haciendo declaraciones engañosas sobre la elegibilidad de las personas vacunadas para donar sangre y sobre la utilización de las donaciones por parte de la Cruz Roja. “Entooonces ¿¿La Cruz Roja no acepta sangre de los vacunados?? ¿¿¿Escuché bien??? O sea,  ¿esto es normal, cierto? ¿Nada que ver aquí? Y francamente yo debiera saber si me están dando sangre contaminada, ¿no?”, dice una publicación en Facebook del 20 de abril.

Como dijimos, eso no es correcto.

“La Cruz Roja Americana acepta y utiliza donaciones de personas vacunadas”, nos dijo una vocera de la Cruz Roja Americana en un correo electrónico. “Las donaciones de sangre de personas que han recibido una vacuna contra el COVID-19 no están “contaminadas” y son seguras para realizar transfusiones de sangre. La vacuna contra el COVID-19 está diseñada para generar una respuesta inmunitaria para ayudar a las personas a protegerse contra la enfermedad, pero los componentes de las vacunas por si solos no permanecen en el flujo sanguíneo”.

La Cruz Roja nos dijo que la organización no etiqueta las donaciones de sangre según el estado de vacunación de los donantes, dado que la vacunación por si sola no hace que la sangre sea insegura.

Las personas que se han infectado con el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, también pueden donar sangre diez días después de que se hayan terminado todos sus síntomas o diez días después de haber dado positivo en una prueba de diagnóstico, si es que no desarrollaron síntomas, de acuerdo a las directrices de la FDA.

“Los virus respiratorios, en general, no son conocidos por transmitirse por transfusión sanguínea. No ha habido ningún caso informado de coronavirus transmitido por transfusión, incluido el SARS-CoV-2, en todo el mundo,” señala la FDA en sus directrices.

En diciembre de 2021, la Association for the Advancement of Blood & Biotherapies (Asociacion para el Avance de la Sangre y las Bioterapias), los America’s Blood Centers (Centros de Sangre de Estados Unidos) y la Cruz Roja Americana emitieron una declaración conjunta urgiendo a las personas saludables a donar sangre dada la dramática disminución de donaciones durante la pandemia. Entre las razones que explican la disminución, señala la declaración, está la “desinformación sobre la elegibilidad de los donantes tras recibir una vacuna contra el COVID-19”.“Las personas que han recibido una de las vacunas contra el COVID-19 actualmente autorizadas en EE. UU. […] pueden donar sangre y plaquetas si es que no tienen ningún síntoma y se sienten bien al momento de la donación”, explicaron las organizaciones en la declaración.

En febrero, la Cruz Roja, que provee el 40% del suministro de sangre en EE. UU., dijo que enfrentaba la “peor escasez de sangre en más de una década”. Una vocera de la Cruz Roja nos dijo que al 21 de abril, la organización no estaba experimentando escasez de sangre.

“Estamos agradecidos de los cientos de miles de personas que se han arremangado las mangas para ayudar a aliviar la crisis de sangre de comienzos de 2022. Sin embargo, el suministro de la Cruz Roja sigue siendo vulnerable. Rogamos a las personas que agenden una donación de sangre o plaquetas para ayudar a asegurar que los pacientes reciban el cuidado que necesitan”, nos dijo la Cruz Roja.

Donaciones de plasma de convaleciente

La desinformación sobre las donaciones de plasma de convaleciente también han sido recurrentes durante la pandemia.

El año pasado, desmentimos la declaración falsa de que la Cruz Roja no aceptaba donaciones de plasma de convaleciente de personas que habían recibido la vacuna contra el COVID-19 porque la vacunación “eliminaría” los anticuerpos de una persona, lo cual es falso. El plasma de convaleciente es el plasma, o el fluido claro de la sangre, de personas que se han recuperado de una enfermedad. Contiene anticuerpos que potencialmente podrían proteger contra la enfermedad.

Los estudios clínicos que han estudiado la eficacia del plasma de convaleciente como tratamiento para pacientes con COVID-19 no han encontrado beneficios clínicos hasta ahora, y el tratamiento no ha sido aprobado por la FDA. La agencia solo autoriza el uso de plasma de convaleciente con altos niveles de anticuerpos para tratar a pacientes inmunodeprimidos con COVID-19 o pacientes de COVID-19 que reciben tratamientos inmunodepresores.

Sin embargo, en sus directrices para el tratamiento contra el COVID-19, los Institutos Nacionales de la Salud dicen que hay “evidencia insuficiente […] para recomendar ya sea a favor o en contra” del uso de plasma de convaleciente en pacientes con COVID-19 e inmunidad comprometida.

Como reportamos en octubre de 2021, la Cruz Roja dejó de realizar pruebas de anticuerpos contra el COVID-19 en sus donaciones de sangre en junio de 2021 por una disminución en la demanda de plasma de convaleciente por parte de hospitales y porque había suficiente suministro. Pero de acuerdo a su página web, la organización reanudó las pruebas de anticuerpos contra el COVID-19 para todas las donaciones efectuadas a partir del 7 de marzo, por un tiempo limitado, debido a un aumento en la demanda por parte de hospitales causada por nuevos brotes de COVID-19.

“El plasma con altos niveles de anticuerpos contra el COVID-19 de donaciones rutinarias que también cumplan con otros criterios de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. puede ser utilizado para tratar pacientes inmunodeprimidos que luchan contra el COVID-19”, dice la página web.

Pero en un tuit del 19 de abril, Jennifer Sey, una exejecutiva de Levi’s que dejó la compañía para dedicarse a luchar contra los cierres de las escuelas instaurados durante la pandemia, declaró incorrectamente que solo la sangre de aquellos que no han sido vacunados contra el COVID-19 estaba siendo sometida a pruebas de anticuerpos. Su tuit obtuvo cerca de 50.000 me gusta y fue retuiteado más de 13.000 veces.

“Mi marido dio sangre hoy. Ellos únicamente someten a prueba de anticuerpos a los no vacunados y si los tienen, usan su sangre como tratamiento para aquellos en riesgo de resultados adversos. ¿Por qué no pueden utilizar sangre de vacunados que también tuvieron Covid? Pregunta honesta para doctores. ¿Cuál es el problema con la sangre de vacunados?,” escribió Sey en su tuit.

Como ya dijimos, la Cruz Roja reanudó la práctica de someter todas las donaciones a pruebas de anticuerpos contra el COVID-19. Pero como una portavoz de la organización nos dijo, la Cruz Roja únicamente está procesando plasma de convaleciente de donantes no vacunados con una infección previa confirmada de COVID-19 con síntomas. La razón es que la Cruz Roja necesitaría agregar preguntas a su evaluación para seguir las directrices de la FDA sobre plasma de convaleciente para personas vacunadas, y la organización ha sido capaz de satisfacer la demanda existente de plasma con donantes no vacunados.

La directriz de la FDA para establecimientos de sangre señala que se puede aceptar plasma de convaleciente de donantes vacunados hasta seis meses después de la resolución de síntomas de COVID-19. La recomendación es para “asegurar que el plasma de convaleciente de COVID-19 recolectado de donantes contenga suficientes anticuerpos directamente relacionados con su respuesta inmunitaria a la infección del COVID-19”.

“Actualmente, la Cruz Roja no recoge esa información como parte de nuestra evaluación de salud de los donantes y tendríamos que agregar preguntas adicionales a nuestra evaluación, lo que nos obligaría a actualizar nuestros sistemas de calificación de donantes. En este momento, la Cruz Roja ha determinado que es más eficiente y que podemos satisfacer la demanda actual de pacientes de plasma de convaleciente solo de donantes no vacunados”, nos dijo la Cruz Roja en un correo electrónico.

Desafortunadamente, la respuesta de la Cruz Roja al tuit de Sey no explicó esto en detalle y únicamente mencionó que se necesitaría implementar “actualizaciones complejas del sistema de la Cruz Roja” para procesar plasma de convaleciente de personas vacunadas, lo que generó más confusión.

La Cruz Roja dijo que está evaluando la capacidad de implementar los cambios necesarios para cumplir con las directrices de la FDA.

Traducido por Catalina Jaramillo.

Nota del editor: El Proyecto de Vacunación/COVID-19 de SciCheck es posible gracias a una beca de la Robert Wood Johnson Foundation. La fundación no tiene control alguno sobre las decisiones editoriales de FactCheck.org, y los puntos de vista expresados en nuestros artículos no reflejan necesariamente el punto de vista de la fundación. El objetivo del proyecto es aumentar el acceso a información precisa sobre el COVID-19 y las vacunas, y reducir el impacto de información errónea.

Edición Digital

anuncio1
anuncio2
anuncio 3

Últimas Noticias