Conteo insuficiente de niños latinos los aleja de beneficios

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Los hijos de inmigrantes serían los más afectados por los resultados del Censo, revela un informe.

 

El Chicago Hispano

 

El Censo 2020 hizo un conteo general de la población total del país, pero no contó correctamente a los afroamericanos, nativos americanos e hispanos, así como a sus hijos pequeños, asegura un análisis del Urban Institute (UI).

 

Múltiples factores contribuyeron a los recuentos censales inexactos, “incluidas las barreras estructurales y un historial de trato gubernamental inequitativo que afecta de manera desproporcionada a estos grupos raciales”, indica el estudio.

 

Asegura que, al igual que en censos anteriores, los factores estructurales causaron el recuento insuficiente de algunas personas de color, inmigrantes y sus niños menores de edad, repitiendo el riesgo para ellos de perder su parte justa de representación política y fondos públicos. 

 

Los hijos de inmigrantes representan una cuarta parte de los niños estadounidenses. Si no aparecen en el conteo censal es posible que ellos y sus comunidades no reciban lo que les corresponde de los recursos públicos y la representación del gobierno, muestra el estudio.

 

“Esto tiene consecuencias negativas para uno de cada cuatro niños estadounidenses que tiene un padre inmigrante, y para la nación en general”, precisa el análisis de UI. “Para convertirse en adultos productivos los hijos de inmigrantes requieren de ese apoyo y de recursos, tanto públicos como privados”.

 

Urban Institute menciona entre esos factores estructurales las barreras al empleo y la segregación residencial “que han llevado a más personas de color e inmigrantes a vivir en hogares familiares complejos o no tradicionales, con arreglos que elevan el riesgo de no ser contados”. 

 

Otros elementos que contribuyeron al conteo incorrecto fue la politización del Censo 2020, con la propuesta de incluir una pregunta de ciudadanía, así como la polémica sobre la regla de carga pública y otras políticas. La intención, dice, era disminuir la participación de los inmigrantes en el conteo.

 

Los datos inexactos pueden perpetuar los desiertos de alimentos, atención médica y cuidado infantil, deprimir aún más el valor de la vivienda y la riqueza en comunidades que los desafíos estructurales ya han dañado, y aumentar la probabilidad de que estas comunidades no se cuenten en el futuro, asegura UI.

 

“Un censo inexacto y datos inadecuados podrían dañar el futuro de la nación. El no contar y tener datos censales inadecuados o inexactos sobre los hijos de inmigrantes se manifiestan hoy y tendrán consecuencias en las próximas décadas”, expresa el análisis. 

 

El Censol es un conteo requerido constitucionalmente que afecta la distribución de escaños en el Congreso, la redistribución de distritos electorales y la dirección de aproximadamente 1,5 billones de dólares públicos cada año.

Edición Digital

Edición Digital
anuncio1
anuncio 2

Últimas Noticias