Inicio Chicago Chicago: Afroamericanos, los más golpeados por el coronavirus

Chicago: Afroamericanos, los más golpeados por el coronavirus

638
Compartir

Nuevos datos muestran que  en este segmento se registra el mayor número de contagiados y  muertes en Chicago por el COVID-19.

CHICAGO – HINA-  Datos demográficos revelados por la Ciudad de Chicago indican que los afroamericanos son el segmento donde se registra mayor cantidad de fallecidos por coronavirus.

De acuerdo con las estadísticas, hasta el domingo 5 de abril, un total de 1,824 afroamericanos de Chicago habían sido diagnosticados con el legal virus, en contraste con 847 blancos, 478 hispanos o latinos y 126 asiáticos.

Lo más sorprendente es que las disparidades en las muertes son aún mayores: entre aquellos de quienes se conoce el origen étnico racial, el 72 por ciento de las muertes de la ciudad han sido entre afroamericanos que solo representan el 30 por ciento de la población de la ciudad.

Más de una cuarta parte de los casos no tenían raza u origen étnico reportados por el proveedor médico, y el Departamento de Salud de Chicago estima que todos los casos de hispanos o latinos probablemente no están contados.

Si bien los datos recopilados por CDPH incluyen solo casos conocidos de COVID-19 confirmados mediante pruebas, las cifras muestran claramente grandes desigualdades en la enfermedad y la muerte por raza y etnia.

“Guiada por estos datos, la Ciudad lanzará una estrategia muy centrada en la educación profunda y consistente y en el alcance a las comunidades más negativamente afectadas por COVID-1”, indica la alcaldía en un comunicado de prensa.

“Esta nueva información ofrece una visión profundamente preocupante de la propagación de COVID-19 y es un claro recordatorio de los problemas profundamente arraigados que durante mucho tiempo han creado impactos en la salud dispares en las comunidades de Chicago”, dijo la alcaldesa Lori Lightfoot.

“Si bien estos datos son extremadamente preocupantes, estamos decididos a disminuir el impacto de COVID-19 al involucrar a las comunidades que tradicionalmente se han pasado por alto y que han sufrido la falta de inversión y de negligencia durante generaciones.

Los datos y la ciencia han sido una herramienta crítica en nuestra respuesta de salud pública al COVID-19 desde el primer día, y continuaremos confiando en ellos para mover los recursos donde más se necesitan, agregó.

La propagación temprana de la comunidad en comunidades negras y las tasas de referencia más altas de enfermedades crónicas subyacentes son problemas de conducción. Además, la mayor incidencia de casos se observa en comunidades históricamente con pocos recursos.