Inicio El Chicago Hispano Cadenas comerciales lujosas en bancarrota 

Cadenas comerciales lujosas en bancarrota 

127
Compartir

Las dificultades que arrastran las tiendas departamentales en los últimos tres años recibieron una presión más con el brote de coronavirus sumando a los cierres a marcas como J. Crew, y más recientemente Neiman Marcus y Bergdorf Goodman.

La semana pasada la compañía Neiman Marcus Group se declaró en bancarrota, convirtiéndose en la segunda empresa en hacerlo durante esta pandemia. Según reportes, la cadena, que se fundó hace 113 años, se vio obligada a cerrar temporalmente sus 43 establecimientos por la situación actual generada por el coronavirus.

Esta es la primera cadena de tiendas departamentales que pide protección por bancarrota del Capítulo 11 este año, y el segundo minorista importante que fue derrocado por la pandemia de coronavirus. La medida de la cadena de grandes almacenes de lujo se anunció tres días después de la declaración de quiebra de J.Crew.

La compañía, con sede en Dallas, TX, escribió en su cuenta oficial de Instagram: “por la crisis sin precedentes causada por la COVID-19, se nos hizo imposible continuar cumpliendo con nuestra deuda y así mantener operando normalmente”. La empresa dijo que espera salir de la bancarrota para el próximo otoño.

Al grupo de Neiman Marcus también pertenece la lujosa tienda Bergdorf Goodman, al igual que las páginas de marcas de lujo Mytheresa.com y Horchow.com, que también forman parte de la decisión tomada. No obstante, la empresa asegura que este no es el fin, “somos resilentes y vamos a continuar trayéndoles moda lujosa, servicio y relaciones que no van a poder encontrar en ningún otro lugar”.

Más del 60% de los minoristas de Estados Unidos han cerrado temporalmente desde marzo, aunque los grandes almacenes ya estaban debilitados desde mucho antes debido a que los estadounidenses cada vez compran más a minoristas en línea.

Recientemente J.C.Penney decidió no hacer un pago de una deuda de $ 12 millones, lo que coloca a la cadena de almacenes en el camino de una potencial bancarrota. Macy’s, la tienda departamental más grande del país, confirmó que estaba buscando aumentar la deuda para agregar más liquidez a su balance, y espera salir de la pandemia como una compañía más pequeña por el cierre de tiendas.

De acuerdo con un informe del Departamento de Comercio, las ventas minoristas en Estados Unidos se desplomaron un 8.7%  por el brote viral que forzó un bloqueo casi completo de las empresas en todo el país. El récord anterior se ubicaba en una caída del 3.9% que tuvo lugar durante la Gran Recesión de 2008.

Para preservar el efectivo, una gran cantidad de minoristas han despedido a cientos de miles de trabajadores, redujeron sus pagos a ejecutivos, suspendieron los dividendos en efectivo y las re-compras de acciones. Ademas, están retirando sus líneas de crédito y cancelando o deteniendo la producción para pedidos de otoño, indica.