Inicio Chicago Bares, restaurantes y caminos reabiertos en Chicago 

Bares, restaurantes y caminos reabiertos en Chicago 

110
Compartir

Los bares, cervecerías, y restaurantes de Chicago están  programados para abrir sus interiores el 26 de junio, pero solo al 25 por ciento de su capacidad, anunció la alcaldesa Lori Lightfoot. La medida coincide con el ingreso de Illinois a la Fase 4 del plan de reapertura del gobernador JB Pritzker, aunque en el caso de la ciudad iniciará hasta el 1 de julio.

La alcaldesa también decidió la reapertura de los senderos Lakefront y 606 Bloomingdale para el 22 de junio, únicamente para el ejercicio y el tránsito, de 6:00 am a 19:00 pm., con tan solo la mitad de los puntos de acceso abiertos. Los residentes que ingresen a los caminos deberán mantenerse en movimiento, mientras que las playas y parques al este de Lake Shore Drive permanecerán cerradas.

El servicio en interiores de bares, cervecerías y restaurantes tendrá sus restricciones, como abrir con un cuarto de su capacidad, lo que significa un ingreso máximo de 50 personas por habitación o piso, los clientes deberán estar sentados en mesas separadas 6 pies entre cada una, y los grupos permitidos tendrán un máximo de 10 o menos personas por mesa.

A las personas solo se les permitirá sentarse en bares y negocios similares hasta por dos horas. La venta de alcohol en el sitio  finalizará a las 23:00 p.m., y las bebidas alcohólicas para llevar o entregar a las 21:00 p.m. Los empleados y clientes deben usar cubiertas faciales, mientras que el uso de los asientos al aire libre deben seguir siendo la prioridad para comer y beber con seguridad, de acuerdo con lo publicado por la ciudad.

Después del cierre de sus puertas por el inicio del brote de coronavirus y la orden de distanciamiento social, algunos bares y restaurantes de la ciudad primero lograron el permiso de tomar órdenes para llevar o entregar en la acera, y posteriormente el servicio al aire libre.

En tanto, los senderos Lakefront y 606 se reabrirán después de mantenerse cerrados durante casi 3 meses, y al igual que la reapertura de interiores de bares, cervecerías y restaurantes, tienen restricciones y la advertencia de que podría revertirse el permiso si la ciudad registra un aumento en los casos de contagio de COVID-19.

Habra señalización en los senderos para educar a los corredores, caminantes, ciclistas y patinadores en línea sobre las nuevas reglas. Ademas, los “embajadores de distanciamiento social” estarán estacionados a lo largo del camino de Lakefront para administrar el flujo del tráfico.

La ciudad informó que el multimillonario Ken Griffin donó $ 5 millones a Lakefront para ayudar a reparar daños por tormentas y agua a lo largo de la ruta. El mismo empresario donó $ 12 millones en 2016 para crear caminos separados de peatones y bicicletas en ese mismo sendero.