Cesar Augusto Izquierdo hace aproximadamente un año perdió la lucha contra el cáncer, pero su hermano Cesar Izquierdo no olvida a quienes luchan contra la enfermedad.
Para el dueño de Taste of Peru, un restaurante en la calle Clark no resulta fácil pasar la página de todo el cariño que recibió su hermano cuando convalecía de la enfermedad en el único hospital que lo podía atender, debido a sus limitados recursos y condición migratoria.
“Me siento orgulloso de hacer lo que hago. Pienso que mi hermano está también aquí, compartiendo con todos nosotros, con sus compañeros de salón, el personal de enfermería, los doctores. Cuan agradecido estoy por todos”, dijo.
La historia clínica de su hermano, quien falleció en febrero del 2012, no pasó inadvertida por diferentes razones.
Antes de caer enfermo con un cáncer terminal, Cesar Augusto Izquierdo se ganó el corazón de muchos niños en el barrio haciendo de Santa Claus frente a la estación de Policía del Distrito 24.
“El disfrutaba ver sonreir a los niños. Era algo que hizo por muchos años por puro amor”, recordó su hermano Cesar.
Pero lo que no sabían los pequeños era que su Santa era, como muchos en este país, un inmigrante indocumentado. Cuando se enfermo de gravedad, pidió un deseo: ver a su esposa Julia Soledad, quien residía en Perú.
Las autoridades consulares le probieron la visa a la mujer, debido a que Cesar Augusto había decidido permanecer en el país luego de entrar con una visa de turista.
Informado al respecto, El Chicago Hispano también se hizo eco de este drama, dedicándole la portada al tema bajo el título “Una visa para Santa Claus”.
Gracias a gestiones de diferentes funcionarios electos y de líderes de la comunidad lograron interceder y, finalmente, la comprensión de la embajada de Lima, que le concedió una visa humanitaria a Julia Soledad.
Por esos días, el convaleciente que había estado en coma, tuvo una recuperación milagrosa y pudo compartir con su esposa a su llegada hasta que nuevamente tuvo una recaída definitiva.
Desde su restaurante Taste of Peru, Cesar Izquierdo, dijo que nunca olvidaría toda la atención recibida a su hermano y aquellas no fueron puras palabras.
En memoria de su Cesar Augusto, el empresario organizó una “fiesta” en el hospital de Cook County con lo mejor de su famoso restaurante Taste of Peru y que incluyó lomo salteado, papa rellena, ceviche, ají de gallina, tallarín verde y arroz con mariscos, entre otros platillos.
“Ha sido muy lindo compartir con las enfermeras y los médicos que atendieron a mi hermano. Por un año y ocho meses visitó el hospital, pero durante los 6 meses de su vida, casi vivía allí. Conocimos a muchos allí y nos sentimos bendecidos por el trato que recibimos, tanto mi hermano, como su familia”.
Como un embajador contra el cáncer, Cesar Izquierdo quiere repetir este gesto tantas veces como pueda.
“Queremos crear más consciencia de la enfermedad y de todo el apoyo de la sociedad que necesita los enfermos para restablecerse y seguir con sus vidas”, comentó.

Esteban Montero