Una compañía de origen australiano lleva a cabo en China la construcción de un barco réplica del Titanic que cruzará los mares en viajes turísticos, probablemente dentro de cuatro años.

El Titanic II, como se llamará la copia del famoso crucero que se accidentó y hundió en su viaje inaugural en 1912, contará con los más recientes adelantos tecnológicos sin limitar su ambientación de época y, por supuesto, las medidas de seguridad para sus pasajeros.

El primer viaje que hará el barco será de China a Dubai, en los Emiratos Árabes, y se realizará hasta el 2022 con motivo del Mundial de Futbol en Qatar. En Dubai permanecerá dos semanas, después continuará su camino hacia South Hamptons, Estados Unidos, y finalmente visitará la ciudad de Londres.

En 2012 la empresa Blue Line anunció el proyecto, pero en el 2015 se suspendió su construcción. En esta ocasión el anuncio se hizo con la seguridad de que se cumplirán los tiempos, con una inversión inicial de 500 millones de dólares.

La réplica del Titanic reproducirá el lujo y el diseño de sus acabados tanto en el interior como en el exterior y, cómo se vio en la película de Leonardo DiCaprio, contará con un gran número de cabinas divididas por clases.