Parece ser que Sears es otra víctima de ese voraz “monstruo” de la venta online llamado Amazon.

La cadena de tiendas departamentales Sears Holdings Corp. planea declararse en bancarrota en los próximos días, debido a que enfrenta un vencimiento inmediato de deuda por 134 millones de dólares, de acuerdo con una publicación de The Wall Street Journal.
El diario asegura que la empresa ha contratado asesores para preparar una declaración de bancarrota del Capítulo 11, pero también revisa otras opciones como la reestructuración de su deuda y venta de más propiedades.
Sears, uno de los minoristas más dominantes del siglo XX, ha perdido más de $ 11 mil millones de dólares desde 2011. La compañía cerró cientos de tiendas Sears y Kmart y vendió algunas otros activos, como la marca de herramientas Craftsman. En Chicago cerró su última tienda Sears en julio y anunció planes para cerrar otras 46 tiendas para noviembre, incluido un Kmart en Steger y un Sears en Bloomington.
Lo que se avecina primero para Sears es un pago de deuda de $ 134 millones que vence el lunes, y de acuerdo con declaraciones pasadas de su presidente ejecutivo, Edward Lampert, la compañía podría reestructurar más de $ 1 mil millones en deuda, vender cerca de $ 1,5 mil millones en bienes raíces y $ 1,750 millones en otros activos, incluida la popular marca Kenmore.
Las presentación de bancarrota del Capítulo 11 permite a una empresa con dificultades respirar mientras se reorganiza de un negocio en problemas cargado de deudas a una empresa más pequeña que pueda pagar sus deudas a través del tiempo.
Un deudor del Capítulo 11 generalmente propone un plan de reorganización para mantener vivo su negocio y pagar a los acreedores a lo largo del tiempo. Al parecer, los administradores de Sears no quieren correr el riesgo de encontrarse en una presentación del Capítulo 7 ordenada por un tribunal, lo que requeriría la liquidación de todos sus activos.