Puede ser que su hijo pierda interés por los estudios, merme su rendimiento académico sin una causa aparente o tenga miedo de ir a la escuela.
Otra señal pudiera venir de una atípica perdida de cosas, como libros, equipos electrónicos, ropa o joyería.
Cuando el problema pudiera ser ya grave, el joven pudiera llegar a la casa con la ropa dañada y parece enojado, ansioso, depresivo, triste o se culpa de los problemas.
Los signos de alerta de que su hijo está siendo víctima de acoso o bullying en la escuela pueden ser muy evidentes, pero solo si usted presta atención a este fenómeno mundial que es la causa de un promedio de 4,400 muertes anuales.
Conscientes de que el problema está en todas partes y puede derivar en violencia en las calles, el concejal Joe Moore, en conjunto con el Departamento de Relaciones Humanas de la Ciudad de Chicago llevó a cabo un taller en el círculo infantil Little People Day Care, a los que fueron invitados residentes del barrio.
“Es un problema que está afectando mucho a nuestra juventud y, por supuesto, es algo que debe atenderse a tiempo para evitar males mayores. Muchos de los actos de violencia que se comenten fuera de las escuelas, parten de situaciones de acoso que han ocurrido en dentro de las escuelas”, dijo el costarricense Norman White, funcionario del departamento de Relaciones Humanas de la ciudad y uno de los que impartió el seminario.
Por parte el concejal Moore manifestó que si bien Rogers Park muestra un índice de crimen bajo en comparación con otros vecindario, la iniciativa de convocar a la comunidad para luchar contra este flagelo tiene un carácter preventivo.
“Esperamos que nuestros vecinos entiendan de que se trata de un problema que debemos enfrentar todos como comunidad¨, apuntó.
El impacto del bullying es devastador entre los jóvenes. Según estadísticas dadas a conocer por los panelistas, el 7 por ciento de los estudiantes de 8vo grado se quedan en casa al menos una vez al mes debido a los bullies, las víctimas de este problema son de 2 a 9 veces más propensas a considerar el suicidio que los que no lo son.
Lo que pueden hacer los padres
Según los expertos, los padres tienen la misión de ensenar a sus hijos a defenderse por sí mismo…pero sin violencia.¨
“Enseñe a sus hijos a tener seguridad en sí mismos, enséñale a caminar con una postura positiva (de lo contrario podría ser objeto de burla y hostigamiento por compañeros), envuélvalos en clases extracurriculares, en club, deportes en aras de formar su autoestima y crear independencia, y ayúdelo a crear un plan de seguridad personal. Por ejemplo, qué harías si tal incidente ocurre?”, apuntó uno de los panelistas en el taller.
Otro de los consejos ofrecidos, fue que los padres deben enseñar a sus hijos reportar el incidente a un adulto, y si este no le escucha, ir a otro hasta que logre que le hagan caso.
Las estadísticas muestran que solo un 4 por ciento de los adultos intervienen en un incidente de bully, solo un 11 por ciento de los amigos acude a la ayuda, mientras un 85 por ciento de los casos, no se registra ninguna intervención.
“Es una lástima que me haya perdido este evento porque si estoy preocupado con mi nieto que se queja constantemente de que lo molestan los compañeros por esto o por aquello”, dijo Maria Concepción Hernandez al ser preguntada sobre el tema. Me gustaría saber un poco más como ayudarlo, señaló.
Según lo expuesto por los panelistas, otros de los signos que manifiestan las victimas es tener problemas durmiendo o presentan pesadillas frecuentes. En general, el Bull ying causa serios daños permanentes en los niños, quienes suelen sentirse solos, apartados, frustrados, no amados y estúpidos.
A pesar de que está en todas partes, los especialistas alertan a los padres despreocupados por este problema que lo tomen más en serio. “No es una fase que los niños tienen que pasar, no es un juego, no es algo con lo que tenemos que crecer”, alertaron.
Para más información sobre el taller de bullying en español, llame a la oficina del concejal al 773.338.5796

Hispanic News Agency
Hispanic News Agency