Toronto.- Canadá, México y Estados Unidos afirmaron que la tercera ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) concluyó con muchos avances, pero también reconocieron que los temas más conflictivos siguen sin ser tocados.

Los cinco días de negociaciones terminaron en Ottawa con reuniones bilaterales y trilaterales de los tres responsables de la renegociación, el secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo; el representante para Comercio de EEUU, Robert Lighthizer; y la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland.

Al final de la jornada, los tres comparecieron ante los medios de comunicación y declararon de forma unánime que la tercera ronda negociadora había conseguido importantes avances en varios temas e incluso había concluido con un acuerdo sobre el capítulo de pequeñas y medianas empresas (pymes).

Lighthizer aplaudió el cierre del capítulo sobre pymes como un importante logro porque estas empresas son “los motores de nuestras economías”, mientras que Freeland destacó que es el primero que los negociadores han finalizado desde que la renegociación del TLCAN se inició en agosto.

Por su parte, Guajardo afirmó que el cierre del capítulo sobre pymes “es un testigo del progreso” conseguido en las tres primeras rondas.

En el comunicado final, los tres países dijeron que las negociaciones del capítulo sobre pymes “han concluido”, aunque admitieron que el capítulo está pendiente “de resultados específicos en discusiones relacionadas”.

Los tres socios norteamericanos señalaron que los negociadores también han realizado progreso en temas como el capítulo sobre competencia, la
facilitación del comercio y aduanas, comercio digital y buenas prácticas reguladoras.
De hecho, los negociadores esperan “concluir la negociación” del capítulo sobre competencia antes de la próxima ronda” negociadora, que se producirá en Washington del 11 al 15 de octubre.
Pero los tres máximos responsables de la negociación también dejaron claro que la parte más complicada del diálogo todavía no ha llegado.
Guajardo recordó que, a pesar del acercamiento conseguido en los últimos días, “a medida que avanzamos en unos (temas), encontramos problema en otros. Y es normal”.

“Para la próxima ronda tendremos que superar sustanciales desafíos. México tiene la firme voluntad de aumentar nuestra competitividad y crear nuevas oportunidades de negocio e inversiones para nuestros ciudadanos. No queremos restringir cualquier posibilidad para crear empleo y comercio”, explicó.

Estados Unidos también reconoció que, pese a la rapidez de las negociaciones y los avances conseguidos, lo más difícil está por llegar.

“Todavía queda un enorme trabajo que hacer -afirmó Lighthizer-, incluido en temas difíciles y contenciosos”.
El representante estadounidense también recordó que para Estados Unidos el objetivo de la renegociación del TLCAN es “reducir el déficit” del país con sus socios.
En lo que también coincidieron Guajardo, Freeland y Lighthizer es en defender el ritmo de las negociaciones, ante las críticas de algunos analistas que creen que van demasiado despacio, especialmente porque aún no se han abordado los temas más conflictivos.
Freeland señaló en varias ocasiones que las negociaciones están avanzando a gran velocidad, mientras que Lighthizer calificó el ritmo como “sin precedentes”, dada su complejidad.
Pero durante una rueda de prensa en solitario, tras la ofrecida de forma conjunta por los tres países, Freeland reconoció que Estados Unidos todavía no ha presentado su posición en cuestiones claves, lo que ha impedido que Ottawa presenta su respuesta.
Freeland también reconoció que la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, es “muy proteccionista”, lo que presenta desafíos.

 

Natural que haya tensiones, dice México
El secretario mexicano de Hacienda, José Antonio Meade, consideró “natural” las tensiones y dificultades en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que su país mantiene con Estados Unidos y Canadá.

“Es natural, conforme empiezan a avanzar las rondas, que empiecen a aflorar las tensiones, las dificultades”, aseguró Meade a la cadena Televisa tras la conclusión de la tercera ronda de renegociación del acuerdo comercial.

Meade consideró esto normal y subrayó que hay tiempo para que puedan revisarse los planteamientos que pueden implicar mayores dificultades.

“Habrá que ir viendo cómo se va avanzando, como en todas las negociaciones, pues ir quitando corchetes y seguramente los temas más difíciles habrán de quedar para resolverse hasta el final”, manifestó.

El secretario de Hacienda puntualizó que así como Estados Unidos ha mantenido sus posiciones en la renegociación, México ha permanecido muy firme en lo que pretende del tratado y lo mismo ocurre con Canadá.

Meade aseguró que México seguirá trabajando sobre la base de que a los tres países les conviene un marco de integración que ayude y dé ventajas sobre el marco de la Organización Mundial de Comercio (OMC)