La organización PEN International y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) anunciaron hoy que trabajarán juntas para defender la libertad de expresión en México y “crear un clima más propicio” para el desempeño de periodistas y quienes usan la palabra oral o escrita.
Durante una reunión en la capital mexicana los presidentes de PEN International y de la CNDH, John Ralston Saul y Luis Raúl González, respectivamente, se comprometieron a combatir la impunidad “desde su respectivo ámbito de competencias”, informó el organismo autónomo mexicano en un comunicado.
En el encuentro, al que asistió una delegación de PEN International, “se dio a conocer que aún son muchas las formas que algunos Gobiernos ponen en práctica para limitar la libertad de expresión, como generar un clima de miedo, intimidación, amenazas y otras más sutiles como la compra de espacios publicitarios”, indicó la CNDH en un comunicado.
Al respecto, González explicó que la CNDH cuenta con un área específica que atiende los casos de agravio a periodistas y defensores civiles de derechos humanos, ya que esas agresiones, subrayó, no deben quedar en la impunidad.
No obstante, reconoció que existen dos retos para el organismo en este campo, el primero de los cuales es “la prevención y el contacto con las organizaciones de periodistas y comunicadores para articular estrategias”.
Y el segundo es “la asistencia a quien ha sido víctima de una agresión, así como la exigencia a los órganos encargados de procuración de justicia para que cumplan con su labor”, abundó.
Fundado en 1921, el PEN Club International es una organización de escritores y comunicadores que promueve la libertad de expresión y cuenta con más de 144 centros repartidos en más de 100 países.
Según la CNDH, en México han sido asesinados 97 periodistas desde el año 2000, por lo que es considerado el país más peligroso de América Latina para ejercer esta profesión.

EFEMEX