Panamá, 10 abr (EFE).- Los presidentes de EE.UU., Barack Obama, Brasil, Dilma Rousseff, y México, Enrique Peña Nieto, clausuraron hoy un foro empresarial previo a la Cumbre de las Américas con un claro y firme llamamiento a aumentar las inversiones en tecnología.

Los mandatarios de las tres mayores economías del continente se dieron cita en un panel que completó el presidente panameño, Juan Carlos Varela, como anfitrión de la cita, y que puso fin a dos días de debates que congregaron a cientos de empresarios americanos.

El panel fue moderado por el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, quien pidió a cada uno de ellos una receta para mejorar el desempeño económico tanto de los países como del propio continente.

Con algunos matices, la respuesta fue unánime y tanto Obama como Rousseff, Peña Nieto y Varela señalaron la educación como la clave para el desarrollo y apuntaron que las nuevas tecnologías son ahora el único camino hacia una mejor formación.

“Nuestra gente debe ser la mejor y más capacitada del mundo” y se le debe asegurar la oportunidad de “aprender durante toda la vida”, pues así se transformarán la sociedad y la propia economía, afirmó Obama.

En ese marco, apuntó que “toda la industria” está en proceso de transformación y que ello va más allá de empresas de punta en el área tecnológica, entre las que citó a Facebook, cuyo presidente, Mark Zuckerberg, participó en el evento y preguntó a los mandatarios cómo fortalecer las iniciativas de inclusión digital.

Obama y Rousseff subrayaron la necesidad de una mayor asociación entre los sectores públicos y privados.

El presidente de Estados Unidos recordó que internet “no hubiese existido” sin apoyo gubernamental, pero aclaró que todo su desarrollo se dio luego en el ámbito de la iniciativa privada.

Obama admitió que la tecnología y su acelerado y constante avance puede llegar a ser un factor “perturbador”, y señaló que todos sus efectos se expanden en la economía y provocan cambios a los que los trabajadores “van a tener que continuar adaptándose”.

Rousseff coincidió y precisó que, en un país con las dimensiones de Brasil, “uno de los desafíos más importantes” es la construcción de la infraestructura necesaria para llevar la banda ancha a todo el territorio.

“Conectividad es inclusión digital, que es inclusión social y económica también”, declaró Rousseff.

Según la mandataria brasileña, para hacer realidad el “desafío de la inclusión” en la sociedad de la información, “más que nunca serán necesarios los proyectos de inversiones públicas y privadas”, pues ningún Estado estará en condiciones de acometerlas en solitario.

Peña Nieto se pronunció en el mismo sentido y consideró que “la conectividad a internet es la alfabetización de nuestra época”, pues la exigencia tecnológica ha adquirido tales dimensiones que quien no acceda a la “sociedad de la información” sufrirá la misma exclusión que aquel que no sabe leer y escribir.

“Invertir en ciencia y tecnología y en el desarrollo de las nuevas comunicaciones es fortalecer la competitividad de nuestras sociedades y nuestras economías”, sostuvo el líder mexicano.

A su turno, el mandatario panameño citó el lema propuesto por su país para la Cumbre de las Américas, Prosperidad con Equidad, y sostuvo que una sociedad equitativa es aquella que brinda las mismas oportunidades a todos.

“Y para eso es necesario educar a todos de la misma forma y con las mismas herramientas”, declaró Varela.

El foro empresarial, patrocinado por el BID, reunió durante dos días a cerca de 700 líderes del sector privado de una veintena de países, con el objetivo de debatir alternativas para mejorar los niveles de desarrollo del continente.

En el marco de esta cita, los empresarios formularon un documento en el que pusieron énfasis en la necesidad de apostar más en las iniciativas público-privadas para el desarrollo de proyectos de infraestructura y energía de carácter regional.

La novedad en este foro, que se celebró su segunda edición en Panamá, fue la participación del ministro de Comercio Exterior de Cuba, Rodrigo Malmierca, quien ofreció a su país como un destino seguro para el empresario extranjero e invitó a visitar la isla para conocer las oportunidades de inversión.

En el foro participaron casi todos los mandatarios que asisten a la Cumbre de las Américas, pero el único que manifestó un absoluto compromiso con las propuestas del sector privado fue el colombiano Juan Manuel Santos, quien se dijo dispuesto a promoverlas entre “todos los presidentes del continente”.