El sistema de trenes de Estados Unidos Amtrak registró un número récord de pasajeros e ingresos en 2019, marcando su tercer año consecutivo de mejoras a medida que el ferrocarril intenta alcanzar el punto de equilibrio por primera vez en su historia de cinco décadas el próximo año.

Para el año fiscal que terminó el 30 de septiembre, los números no auditados mostraron que Amtrak transportó 32.5 pasajeros, lo que ayudó a impulsar un aumento del 3.6% en los ingresos, totalizados en $ 3.3 mil millones de dólares, de acuerdo con información difundida por la ferrocarrilera.

En el resultado final, Amtrak perdió $ 29.8 millones, una mejora del 83% desde 2018. “Escuchamos, invertimos, mejoramos y nuestros clientes notan una diferencia”, dijo en un comunicado de prensa Richard Anderson, presidente y director ejecutivo de Amtrak. “Tenemos un plan agresivo para continuar avanzando en nuestro programa de seguridad, actualizar los interiores de los trenes, mejorar las comodidades y renovar las estaciones y la infraestructura”.

En el Corredor Noreste, la ruta más ocupada e importante de Amtrak desde Washington DC a Boston, la cantidad de pasajeros aumentó aproximadamente un 3%, con el servicio premium de alta velocidad “Acela” con un salto de 4.3%. En las rutas de larga distancia la cantidad de pasajeros subió un poco menos del 1%.

La clave de los planes del ferrocarril para poner fin a su flujo de caja negativo en los próximos dos años son las mejoras de infraestructura para mejorar la puntualidad y reducir las demoras costosas. El inspector general de Amtrak descubrió en octubre que casi un tercio de todos los trenes se retrasaron, lo que le costó a la agencia unos $ 42 millones anuales.

Para 2019, Amtrak gastó $ 1.6 mil millones en inversiones de capital, de los cuales $ 713 millones se destinaron a proyectos de infraestructura y otros $ 110 millones en tecnología. Este gasto incluyó nuevos cables de catenaria aérea en partes del ferrocarril que Amtrak posee directamente, así como cerca de 80,000 nuevos amarres de concreto y 283 millas de superficie de alta velocidad.

Amtrak también está renovando sus trenes. $ 437 millones se destinaron a la “mayor renovación de flota en la historia de la compañía”, según publica en su sitio web, incluyendo una nueva flota de Acela y 75 nuevas locomotoras diesel. El siguiente en la lista es una nueva flota de autos “Amfeet” de un solo nivel para reemplazar los autos viejos en uso en gran parte del este de los Estados Unidos.

“La conclusión es una mejora constante y continua”, dijo Anderson, “ya se trate de puntajes de servicio al cliente, limpieza de nuestros trenes, capital, finanzas, balance general e ingeniería. En general, la empresa tuvo un muy buen año”.