La ley que aprobó la marihuana recreativa en Illinois incluye el permiso a los 55 dispensarios de cannabis médico para vender la hierba con fines recreativos, que podrán solicitar abrir una segunda ubicación, lo que significa la apertura en enero de más de 100 vendedores del producto tanto medicinal como de entretenimiento.
 
De acuerdo con la ley, después de que la marihuana recreativa salga a la venta en los dispensarios médicos y en sus segundas ubicaciones, el estado otorgará licencias para casi 200 tiendas adicionales, y a partir de ahí evaluará la demanda.
 
La aprobación de la ley, que entrará en vigor el primer día de enero del 2020, generó ya movimiento en los dispensarios, que se preparan para ampliarse remodelando sus establecimientos para el nuevo tránsito peatonal, y contratando personal. Diversos reportes de prensa locales dan cuenta de este trabajo.
 
Por ejemplo, Mission Chicago South Shore ya construye un salón de clases para dar capacitación sobre la marihuana, solicita empleados, y organiza su tienda por variedad del producto. Otros dispensarios están buscando la tecnología que pueda agregar eficiencia en la venta y entrega de la mercancía.
 
Al mismo tiempo, los dispensarios deben prepararse para un número creciente de pacientes de cannabis medicinal de Illinois, ya que la ley amplió las condiciones de calificación, como dolor crónico, autismo y síndrome del intestino irritable, que se suman a las 40 condiciones que ya existían en el programa médico del estado.
 
El programa agregó a más de 12,500 pacientes desde febrero, cuando el estado eliminó los requisitos de huellas dactilares y verificación de antecedentes de los pacientes, permitió el derecho de personas recetadas con opioides al cannabis medicinal, y comenzó a otorgar acceso provisional mientras se revisan las solicitudes de tarjetas médicas. 
 
Para mayo de este año había casi 67,000 usuarios de la hierba con fines medicinales, cifra que se espera aumente aceleradamente con las nuevas condiciones de clasificación. La ley de marihuana recreativa garantiza que los pacientes inscritos en el programa de cannabis medicinal tengan prioridad sobre los clientes recreativos si en determinado momento hubiera escasez de productos.
 
Otras disposiciones de la ley son: Los usuarios de marihuana medicinal que se registren para cultivar tendrán permiso de tener hasta cinco plantas por hogar, en una habitación cerrada y fuera de la vista de público. Como la ley dejará de castigar con prisión a los infractores, aquellos que cultiven sin permiso solamente recibirán una multa de 200 dólares.
 
Además, las actuales 20 instalaciones de cultivo de marihuana con licencia médica tendrán permiso para la venta recreativa. Después, los cultivadores artesanales podrán solicitar licencias hasta para 5,000 pies cuadrados de cultivo, con preferencia para solicitantes de áreas minoritarias afectadas por la guerra contra las drogas, como el sur y oeste de Chicago. 
 
Los municipios pueden prohibir las tiendas minoristas de venta de marihuana dentro de sus límites durante el primer año de vigencia de la ley. Posteriormente, cualquier prohibición tendría que ser consultada a través de un referendo.