Un programa digital llamado Rentervention, que utiliza Inteligencia Artificial, ayuda a los inquilinos a obtener asistencia legal gratuita en Chicago para enfrentar desalojos o problemas de mantenimiento en sus apartamentos.

 

Se trata de un servicio creado por Lawyers´ Committee for Better Housing, Illinois Legal Aid Online, y Lawyers Trust Fund of Illinois, que muestra a los inquilinos cómo abogar por sí mismos para asegurar que sus derechos se cumplan sin pagar a un especialista o depender de algún tipo de ayuda legal asistencial.

 

Para utilizar Rentervention,  los inquilinos que tienen problemas con los propietarios de inmuebles que habitan deben acceder al sitio online donde podrán chatear con Renny, un robot impulsado por inteligencia artificial que guía a las personas a través del terreno de las leyes locales de vivienda.

 

El bot hace una serie de preguntas al usuario para determinar en qué tipo de situación necesitan ayuda, si es un techo con goteras, no hay calefacción en invierno o un aviso de desalojo. Está programado para crear 33 tipos de cartas legales que un inquilino puede usar para asegurarse que el arrendador cumpla con sus obligaciones.

 

Rentervention muestra cómo y cuándo usar esos documentos legales. También conduce a inquilinos con menores ingresos a una clínica virtual para obtener asesoramiento legal específico. Datos del Comité de Abogados para una Mejor Vivienda (LCBH) indican que el área del West Side es de las más afectadas por los desalojos, seguida del vecindario de Austin.

 

Por su parte, el Fondo Fiduciario de Abogados de Illinois (LTFI) reconoce que las personas de bajos ingresos tienen más probabilidades de ser desalojadas, una mayor dificultad para acceder a los servicios legales, y no existe suficiente asistencia legal gratuita disponible para satisfacer la demanda de este sector poblacional.

 

Es por eso que surgió Rentervention, a fin de ayudar a un gran número de personas que no pueden pagar un abogado o no tienen acceso a uno gratuito y con sus necesidades legales. La ley aún define un camino claro para que las personas se protejan, siempre y cuando tengan los documentos correctos y sigan los procedimientos adecuados, dice el sitio online.

 

Por ejemplo, cuando hay dificultad para lograr que los propietarios mantengan funcionando adecuadamente una unidad, exigir verbalmente, por mensaje de texto o por correo electrónico una reparación no tiene el mismo respaldo legal que una carta de demanda de 14 días en la corte.

 

Colocar los documentos y procesos correctos al alcance de los inquilinos puede ayudar a evitar que las circunstancias lleguen tan lejos como a un desalojo, y empoderarlos para que actúen y se protejan. Sin embargo, la aplicación permite que las personas puedan acceder solo a un área de la ley subutilizada, pero no garantiza ningún resultado.