Canadá acordó a última hora del domingo firmar el acuerdo comercial entre los Estados Unidos y México, con el que se renovó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte que tenían los tres países.

Apenas horas antes de la fecha límite de la medianoche, los gobiernos de Estados Unidos y Canadá acordaron un acuerdo que permitiría a los agricultores estadounidenses un mayor acceso al mercado de productos lácteos canadienses y abordar las preocupaciones sobre las posibles tarifas automovilísticas de la unión americana.

El nuevo acuerdo tendrá el nombre de: Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá. “Fortalecerá a la clase media y creará empleos buenos y bien remunerados y nuevas oportunidades para los casi 500 millones de personas que consideran América del Norte su hogar”, dijo el Representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, y la Ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, en una declaración conjunta.

Los negociadores de los tres países pasaron todo el fin de semana trabajando por teléfono, con la esperanza de mantener vivo el acuerdo de casi 25 años. Temprano en la noche, Trump recibió información sobre las negociaciones casi finalizadas por Lighthizer y el asesor de la Casa Blanca, Jared Kushner.

La administración Trump ha estado trabajando para firmar un nuevo acuerdo comercial antes de que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, deje el cargo el 1 de diciembre. Para cumplir con ese plazo, el texto del acuerdo debía presentarse al Congreso antes de octubre.

Está previsto que a su llegada iniciará un período de revisión de 60 días antes de que Trump pueda firmarlo. Durante ese tiempo el Congreso puede sugerir cambios.