Chicago (IL), 21 may (EFEUSA).- Empleados de McDonald’s volvieron a manifestarse hoy frente a la sede central de la corporación en el suburbio de Oak Brook, a 20 millas de Chicago (Illinois), pero esta vez fueron recibidos por personal de la compañía para entregar una petición salarial con más de un millón de firmas.
La protesta se realizó antes del comienzo de la reunión anual de accionistas de la empresa y congregó a unas mil personas, según los organizadores.
Los manifestantes llegaron hasta el lugar entonando “Somos los trabajadores, los trabajadores poderosos que luchan por la justicia” y “Queremos nuestra parte” en una jornada de protestas en la que no se reportaron incidentes.
Diez trabajadores fueron autorizados a ingresar a la sede con la petición, en la que “ciudadanos comunes” respaldan con su firma el reclamo de un salario mínimo de 15 dólares por hora y libertad sindical.
Cuando se retiraron, media hora después, fueron recibidos por la multitud con cánticos y vítores.
La hispana Adriana Álvarez, que integró el grupo que entregó la petición, declaró estar “maravillada” por la oportunidad de haber podido contar su “historia”.
Álvarez, de 23 años, dijo que desde que se unió el año pasado a la campaña Fight for $15 su salario en un restaurante de la cadena en Chicago aumentó de 1,75 dólares por hora a 10,50.
Sin embargo, esta madre soltera de un niño de tres años afirmó que depende de la ayuda pública para sobrevivir, y que últimamente ha debido enfrentar la reducción del subsidio que paga Illinois para guardería infantil.

EFE