Estados Unidos cierra una semana trágica con la matanza de 11 judios en Pittsburgh, el envío de paquetes bombas a democratas de alto perfil y la muerte de dos personas negras a manos de un racista.

Hispanic News Agency (HINA)

La historia se repite. Un hombre armado irrumpió esta vez en una sinagoga de Pittsburgh y mató a 11 personas inocentes el sábado en la mañana, provocando la peor matanza de la comunidad judía en la historia de Estados Unidos donde los crímenes de odio están a la orden del día.

El asesino, identificado como Robert Bowers, dijo a un oficial de SWAT mientras recibía atención médica que quería que todos los judíos murieran y que los judíos “estaban cometiendo genocidio a su gente”, según una denuncia penal presentada en el condado de Allegheny recogida por diversos medios de prensa.

Bowers, de 46 años, es acusado de 29 cargos, incluido el uso de un arma de fuego para cometer un asesinato por el incidente ocurrido en la Sinagoga de la Congregación del Árbol de la Vida. Podría enfrentar la pena de muerte si es halladon culpable.

Fuentes  policiales dijeron a CBS de Pittsburgh que el sospechoso gritó que “todos los judíos deben morir” cuando abría fuego. Bowers también tiene una historia de publicar insultos antisemitas y anti-inmigrantes en las redes sociales.

Al momento de ser capturado, el sospechoso tenía un rifle de asalto y tres pistolas, dijeron las autoridades, pero no estaba claro qué armas se usaron en el ataque.

“Es una escena del crimen muy horrible”, dijo el director de Seguridad Pública de Pittsburgh, Wendell Hissrich, a periodistas en una emotiva conferencia de prensa el sábado por la tarde. “Es uno de los peores que he visto, y he estado en algunos accidentes de avión. Es muy malo”, afirmó.

El presidente Donald Trump lamentó el “odio en nuestro país” y condenó el antisemitismo tras el asesinato de 11 personas en un tiroteo de un solo pistolero en una sinagoga de Pittsburgh el sábado y afirmó que una mejor seguridad en la congregación podría haber evitado la masacre.

“Tuvieron una caminata maníaca y no tenían ningún tipo de protección y eso es muy triste de ver”, dijo.

Pero algunos medios y comentaristas dice que estas noticias y otras que la precedieron como el envio de bombas a sus enemigos politicos como el presidente Barack Obama y la ex candidata presidencial Hillary Clinton, es debido a la propia postura del inquilno de la Casa Blanca.

Una semana caótica

Esto fue una semana en el odio americano. El lunes, los paquetes que contenían aparentes bombas de tubería comenzaron a llegar a las puertas y oficinas de demócratas de otros demócrtas de alto perfil, como el ex presidente Joe Biden, el representante Maxine Waters (D-California) y el ex director de la CIA John Brennan.

Los conservadores, incluido el propio presidente, implicaron o declararon que las bombas eran una llamada operación de falsa bandera cometida por los demócratas, lo cual resultó ser falso.

El viernes, la policía arrestó a Cesar Sayoc, de 56 años, quien fue revelado como un partidario incondicional de Trump. Su furgoneta cubierta de adhesivos sugiere que cometió sus presuntos delitos en nombre del presidente.

Algunos de los adhesivos en su camioneta mostraban objetivos en las caras de sus víctimas, mientras que otros amaban los homenajes a Trump y al vicepresidente Mike Pence.

El miercoles en Kentucky dos personas murieran en un tiroteo en una tienda de comestibles. No fue una noticia sorpresa porque 96 personas mueren cada día con armas de fuego en Estados Unidos y cientos más son fusiladas, pero luego quedó claro que este tiroteo en particular era un poco diferente.

Gregory Alan Bush supuestamente le disparó a un hombre negro en la parte posterior de la cabeza en la tienda de comestibles y  varias veces más mientras yacía en el suelo. Posteriormente caminó hacia afuera, donde disparó y mató a una mujer negra. Según declarró un testigo al Louisville Courier-Journal, Bush dijo que “los blancos no matan a los blancos”. El tirador  intentado sin éxito entrar en una iglesia predominantemente negra minutos antes antes de asesinar a las dos personas de raza negra. (HINA).