Con el propósito de ahorrar en la iluminación nocturna de las ciudades, China pretende crear un satélite que ayude a la Luna a iluminar las calles eliminando faroles.

El proyecto se desarrolla por el instituto aeroespacial Chengdu Aerospace Science and Technology Microelectronics System Research Institute (Casc) en la ciudad china Chengdu y se planea lanzar para el 2020.

El satélite de iluminación será bautizado como “luna artificial” y beneficiará a una de las tres ciudades más pobladas del oeste de esa nación asiática, informó el sitio de noticias chino DOP.

El satélite de iluminación está diseñado para complementar a la Luna en la noche, podrá iluminar un área con diámetro de 10 a 80 kilómetros, y  su brillo es ocho veces mayor que el de la Luna real, lo suficientemente brillante como para reemplazar las luces de la calle.

El rango de iluminación se podrá controlar a distancia con una computadora, y se espera que la luz de la luna artificial ahorre dinero a la ciudad al eliminar la necesidad de faroles. Las pruebas del satélite comenzaron hace varios años, pero con la evolución de la tecnología se puede ahora determinar que su lanzamiento se lleve a cabo dentro de dos años.