Miembros de la campaña “Lucha por 15” anunciaron hoy un día de acción nacional en varias ciudades del país para el próximo día 15 de abril, así como la extensión de la lucha a varios otros países del mundo.
Douglas Hunter, de “Lucha por 15” en Chicago, afirmó en conferencia de prensa que a las acciones anunciadas hoy se sumarán varios sectores de trabajadores tanto en el país como en otros países.
“Esto se ha convertido en una lucha mundial por elevar el salario mínimo”, dijo Hunter, de 53 años, que aparte de trabajar por cuatro años en un restaurante de comida rápida, es uno de los activistas que busca ampliar la lucha por un mejor salario.
El activista detalló que el próximo 15 de abril cientos de trabajadores en restaurante de comida rápida y de otros sectores como taxistas, trabajadores que cuidan a personas enfermas en el hogar, estudiantes, profesores temporales y otros saldrán en huelga de varias horas en unas 200 ciudades del país.
Agregó, que lo mismo ocurrirá en 13 países más, incluyendo Francia, Suiza, Italia y Bangladesh en donde ya se anunció que cientos de trabajadores saldrán de sus trabajos en coordinación con las protestas en las ciudades de Estados Unidos.
Dos años después de la primera huelga de los trabajadores de la industria de comida rápida en Nueva York, ésta se está expandiendo a otros sectores.
“Teniendo un título universitario no te previene de verte forzada a obtener un trabajo de bajo salario”, aseveró Lupita Carrasquillo, una estudiante de la Universidad Roosevelt de Chicago.
“Yo he conocido estudiantes que han tenido que vivir en sus carros para poder asistir a una universidad”, agregó la joven estudiante quien aseguró que participará en la huelga del 15 de abril en Chicago.
Varios profesores temporales de las universidades como Joy Ellison han mostrado su interés y se sumaron a la petición por un salario mínimo de 15 dólares la hora.
Ellison, quien imparte clases sobre cómo lograr la paz entre naciones, manifestó a Efe que tiene que trabajar dos trabajos porque el salario de profesora temporal en la Universidad De Paul no le alcanza.
Tanto ella como Hoffman, otro maestro temporal de la Universidad Loyola de Chicago estuvieron de acuerdo y confesaron a Efe que ellos merecen ganar 15 mil dólares por semestre en vez de los 4.500 que ganan actualmente.
“Nosotros no podemos vivir bajo el margen de pobreza actualmente”, dijo Hoffman, quien enseña sociología.
La campaña por elevar el salario mínimo también lucha por el derecho de los trabajadores a organizarse en sindicatos y asociaciones correspondientes.
Muchos trabajadores como Mónica Castro, quien trabaja en un centro de cuidado infantil, dijeron que la campaña por conseguir mejores salarios se está convertido en “un movimiento por justicia social”.