El veterano Cuauhtémoc Blanco, tres veces mundialista y jugador del Puebla, afirmó que se entregó al máximo y fue honesto en sus 23 años como profesional, al anunciar hoy su retiro tras la final de Copa contra el Guadalajara.
“Me voy feliz, contento, no le debo nada a nadie, fui honesto, di mí máximo esfuerzo en cada partido y con eso me voy”, dijo Blanco en conferencia de prensa.
Blanco se retirará mañana por la noche en la final de la Copa MX del fútbol mexicano cuando su equipo, el Puebla mexicano, el décimo en su carrera, reciba a las Chivas del Guadalajara, actual líder del torneo.
“Me voy agradecido con mi familia, con la gente que me apoyó en los equipos en los que estuve, estoy agradecido con todos ellos”, añadió.
En 23 años de carrera, que inició en 1992, Blanco transitó por equipos como América, en varias etapas, Necaxa, Veracruz, Valladolid español, Chicago Fire estadounidense, Santos Laguna, Irapuato, Culiacán, Lobos BUAP y Puebla.
“Quiero darle las gracias a los entrenadores que estuvieron conmigo, por todos los consejos que me dieron, y a jugadores como Antonio Carlos Santos y Luis Roberto Alves “Zague” que me dieron consejos desde que empecé, quiero agradecer a todos mis entrenadores desde fuerzas básicas”, reforzó.
El delantero señaló que el partido de la final de Copa tiene dedicatoria especial y será para la afición de Puebla y de ganarla, la compartirá con su familia y amigos.
También agradeció “a la afición por el gran apoyo” que le brindaron, por estar con él en las buenas y en las malas “y por haber pagado un boleto e irme a ver jugar”.
Sobre el partido de mañana dijo que lo intentará “disfrutar al máximo y espera conseguir la final, ese es el objetivo en el equipo y esperemos que se nos dé”.
Recordó que “el primer lugar es el que vale y el campeón es el que cuenta; jugamos en casa y no podemos desaprovechar esta gran oportunidad que tenemos, de darle un gran satisfacción a la afición.
Blanco, quien dejará al equipo para irse al mundo de la política en donde buscará la alcaldía de Cuernavaca, indicó que tras el partido de mañana, al Puebla tendrá tres partidos para tratar de evitar el descenso.
“Tengo mucha fe en que el equipo se va salvar, desde que llegue dije que tenemos un buen equipo pero no se nos han dado las cosas, tenemos buenos jugadores pero no han andado en un gran nivel.
Explicó que la directiva le dio la oportunidad de salir antes de que termine torneo y le dolería mucho que el Puebla descendiera porque yo pertenezco a este grupo; me duele que esté en esa zona (de descenso)”, finalizó.