Marlon Fadragas Paradelo acaba de cumplir 18 años, estudia en una escuela chárter de Chicago y ya tiene su propio negocio.

Ayenstore.com es una tienda en línea que creó a inicios de 2017, junto a su hermano Joan, cuando era un Junior en la escuela Academia de Matemáticas y Ciencias de Chicago, (CMSA, por sus siglas en inglés),  en el vecindario de Rogers Park, donde actualmente estudia.

La página web, en realidad, sirve como puente de muchos pequeños negocios de todo el país con ciertas dificultades para vender sus productos y servicios en línea.

“Lo que hacemos es ayudar a otros negocios a vender. Entonces ellos nos envían fotos de sus productos, el precio, todo lo relacionado con la mercancía y nosotros lo ayudamos en la venta en nuestra tienda online”, asegura.

De modo que en Ayen Store encuentras una variedad de artículos que como cosméticos, ropas, zapatos y otros muchos por lo cual el negocio de los hermanos Fadragas reciben comisiones.

“He tenido gente de todas partes del mundo viendo mi tienda. Eso para mí es un privilegio”, dice.

Para esta estudiante-empresario lo que más le gusta de su negocio es que no daña a otros negocios.

“Ayen Store no es como Amazon, que en vez de ayudar a los negocios, lo que hace es cerrarlos porque no pueden soportar la competencia.  Nosotros, en cambio, tomamos los productos de  negocios pequeños que necesitan representación en línea y los ayudamos a vender sus productos en mi tienda virtual” .

Pero Marlon no es un joven que pase desapercibido en CMSA, a la que llegó por un sorteo y que le ha ayudado a crecer como estudiante y persona. Sus calificaciones son extraordinarias, participa en recorridos por otras escuelas como embajador de la Academia de Matemáticas, hablando a estudiantes y mayores de su experiencia.

Porque tiene mucho que contar.   En 2014, en su primer año de escuela, creó un club de debates para motivar a los demás estudiantes a expresar su opinión, cualquiera que fuese, de una variedad de temas.

“Respetar la opinión de cada quien es el principal principio de este club. Así me criaron mis padres. Me gusta debatir. Lo mismo debatimos temas políticos, de las armas como del aborto”, asegura.

El pasado año se unió a un grupo llamado Youth 2 Youth, una organización en la cual un joven mayor habla a otro joven, y lo ayuda en general con problemas con la escuela, su vida social y en todas las áreas donde tenga crisis. Marlon es el representante público y de recursos humanos de la agrupación.

Y todavía le queda algún tiempo para practicar deportes y estudiar música.  Es cinta naranja en judo, aprende aikido y asiste a la escuela de música People’s Music School donde le enseñan a  tocar la trompeta.

Emigrado de su natal Cuba al año y medio de edad de la mano de sus padres, Marlon parece saber exactamente qué quiere hacer en su vida adulta, una vez que se gradue en CMSA, en mayo venidero.

“Me veo trabajando en marketing. Tengo mucha pasión por esta especialidad. Es lo que hago con ayenstore.com, ayudar a otras empresas a crecer.  Eso es una parte fundamental de quien soy yo. Es un beneficio mutuo. Yo te ayudo a poner el producto en línea, tu me pagas por ese servicio”.

Y, por supuesto, tiene unas palabras muy especiales para sus padres, quienes  desde pequeño le sembraron en su mente el amor por su país y la idea del éxito.

“Desde chiquito me inculcaron la importancia de tener disciplina y mirar lejos. Mi padre me decía piensa en grande y tus ideas crecerán, (si) piensas en pequeño y te quedarás atrás. Piensa que puedes y podrás. Todo está en tu estado mental”,recuerda. Ellos son mi principal fuente de inspiración”.