Por amor al arte es una frase que en Latinoamérica significa hacer las cosas sin recibir nada a cambio. Hasta cierto punto, el servicio de información cultural Arte y Vida que se ha ganado un espacio en Chicago, es hijo de la pasión por el arte de Amor Montes de Oca.
Siete años atrás, Amor sintió la frustración de ver tantos espectáculos artísticos culturales en la comunidad latina con una audiencia pobre.
Era entonces una estudiante de Arte de la Universidad de De Paul y buscaba con frecuencia un evento o manifestación cultural para asistir. Y encontró muchos, y casi todos con el mismo problema.
“Un día asistí a un festival de cine mexicano, con excelentes películas, y no había casi nadie en la sala”, recuerda.
Pero Amor enseguida comprendió que había un problema de comunicación, porque era consciente que en la comunidad hay muchos que gustan, como ella, de la música, el teatro, la poesía, la pintura, la danza y de otras expresiones artísticas.
“Note también que las organizaciones artísticas no estaban “enganchadas” con su audiencia latina o tenían muchas dificultades para promover sus espectáculos”, dijo la
Entonces fue que a Amor se le ocurrió lanzar en el 2003 Arte y Vida, una revista cultural y servicio de correo directo que conectara a la comunidad con los espacios artísticos, eventos, etc.
“Todo estaba muy disperso. No existía una comunicación efectiva de los programas culturales. Busqué la manera de ponerlos todo en un mismo lugar, hacerlo breve, con un mensaje fácil y atractivo.
“Me di cuenta que muchos artistas independientes no cuentan con un agente de Relaciones Públicas, especialmente los más pequeños, y no podían llegar con facilidad a la gente que buscan los conciertos.
Amor tenía otro motivo para emprender su aventura empresarial. Resaltar que la cultura latina era mucho más que la salsa.
“Hemos tratado de romper estereotipos, promoviendo obras de teatro, literatura, cine, poesía y la cultura en general.
Hoy siente orgullo de que mediante su página, la gente ha descubierto muchos artistas y han enriquecido su vida cultural. “Chicago es rico en variedad, hay campos para todos los tipos de artistas y de arte. Su objetivo: seguir creciendo con información relevante. “La cultura está en todas partes, es un segmento muy importante para la comunidad”, asegura.
Pero no todo su esfuerzo es por amor al arte. Ella es también una empresaria que vive del servicio que ofrece y que se enfrenta a las mismas vicisitudes de un pequeño dueño de negocio, lidiando diariamente con los mismos desafíos de cualquier otro emprendedor.
“Me gustaría ver que las empresas y la gente de negocio que se benefician de la comunidad, apoyen más los eventos culturales y el arte. Ayuder a construir comunidades inteligentes es algo que beneficia a las propias empresas y a la vez que valoren la cultura de nuestras vidas.