Inicio Chicago Apoyo financiero de la ciudad a pequeñas empresas

Apoyo financiero de la ciudad a pequeñas empresas

183
Compartir

La alcaldesa Lori Lightfoot anunció la creación del “Chicago Small Business Resilency Loan Fund” (Fondo de Resistencia para Pequeños Negocios) por más de $ 100 millones de dólares, un fondo de ayuda a las pequeñas empresas de Chicago afectadas por la obligada cuarentena para combatir el brote de coronavirus. La medida prevé el otorgamiento de créditos específicos a bajo interés, que signifiquen un alivio de flujo de efectivo “muy necesario para los empresarios de los vecindarios”, dijo.

Lightfoot explicó que el fondo se formó con una subvención de $ 25 millones de la ciudad de Chicago; $ 50 millones del Chicago Community Catalyst Fund, y varios patrocinadores privados, como el grupo de inversión Goldman Sachs que aportó $10 millones, y $ 1 millón de Fifth Third Bank, entre otras aportaciones. Invitó a más personas de las comunidades comerciales y filantrópicas a contribuir al fondo, como forma de “ayudar a nuestras pequeñas empresas a cumplir con la nómina, evitar despidos y sobrevivir en circunstancias extraordinariamente graves”, dijo.

El fondo comenzará a aceptar solicitudes a partir del 31 de marzo. Para ser elegible, las empresas deben dar fe de una disminución de ingresos de más del 25 por ciento debido a la situación de emergencia por el coronavirus, emplear a menos de 50 trabajadores y tener ingresos brutos de menos de $ 3 millones en 2019. Empresas tendrán que proporcionar extractos bancarios que datan de octubre de 2019 y su declaración de impuestos más reciente.

Además, dentro del plan de apoyo a la emergencia por la pandemia, Lightfoot habló de un alivio adicional para las pequeñas empresas al extender las fechas de vencimiento de varios impuestos municipales hasta el 30 de abril, que incluyen cargas impositivas al agua embotellada, entretenimiento, alojamiento en hoteles, restaurantes y estacionamiento.

También recordó que el municipio suspendió el cobro de recargos por mora y los incumplimientos en los planes de pago de todas las deudas de la ciudad, las fechas de los tribunales administrativos y los cheques de deudas para traslados y taxistas hasta el 30 de abril. Aseguró que las finanzas de Chicago pueden resistir el impacto económico del coronavirus.

La alcaldesa solicitó a los bancos que otorguen alivio en la ejecución hipotecaria durante la crisis y a los propietarios que den a los inquilinos oportunidades de pago del alquiler durante estos tiempos difíciles. Agradeció al sheriff del condado de Cook, Tom Dart contribuir a la atención de crisis retrasando ejecuciones de desalojo hasta finales de abril.

Reconoció que las consecuencias del virus solo pueden resolverse con miles de millones del gobierno federal, y los paquetes de estímulo federal deben brindar ayuda inmediata a las personas, como extender y aumentar los beneficios de desempleo y más subvenciones y préstamos a las pequeñas empresas.

La vida económica de la ciudad ha sido golpeada en estas dos semanas de emergencia, y son los pequeños negocios, así como trabajadores del sector privado e independientes quienes más afectados se han visto. Por ejemplo, los conductores de taxis y viajes compartidos, más de 72, 000 según Chicago Jobs with Justice, luchan para llegar a fin de mes desde que el gobernador J.B. Pritzker pidió a los residentes de Illinois que se quedaran en casa y ordenó el cierre de bares y restaurantes.

Los hoteles locales reportan cierres, recortes de personal, habitaciones vacías, por el desplome de las tasas de ocupación. El personal de limpieza, los botones y otros trabajadores están siendo enviados a sus casas con la incertidumbre de si volverán a contar con su trabajo.

La alcaldesa trató de influir confianza ante la situación, destacando que Chicago se ha enfrentado a cosas peores, “la ciudad ha sobrevivido a las olas de calor, los vórtices polares, las recesiones, las depresiones, las dos guerras mundiales y el Gran Incendio. Pero avanzó con unidad y la economía local se recuperó fuerte y rápidamente de esas crisis».

La resistencia y la resolución, enfatizó, “están integradas en nuestro ADN y, como pueblo, este es nuestro momento para demostrarnos a nosotros mismos y a una nación que en Chicago, podemos doblarnos, pero nunca seremos quebrantados”, enfatizó Lightfoot.