La mitad de los emprendedores tecnológicos han sido acosados en el lugar de trabajo o conocen a alguien que lo ha sido, según un estudio publicado el miércoles por First Round Capital, una firma de capital de riesgo.

Los hallazgos se producen en momentos en que Silicon Valley y otras industrias empiezan a mirar con mayor detenimiento los problemas de desigualdad de género y mala conducta sexual por parte de hombres en posiciones de poder. Las acusaciones de acoso han causado este año la salida de sus trabajos de inversionistas, presidentes ejecutivos y otros hombres poderosos en la tecnología.

Una crisis en torno al tratamiento de las mujeres en Uber Technologies Inc. a principios de este año ayudó a iniciar un debate más amplio en la industria que ha persistido. El martes, Shervin Pishevar, uno de los primeros inversionistas de la empresa de reserva de taxis, dijo que estaba tomando una licencia de sus empresas después de un informe de Bloomberg que detalló seis supuestos incidentes de acoso o asalto. First Round Capital es también uno de los primeros inversionistas de Uber.

A pesar de la actualidad del tema, solo 17 por ciento de las nuevas empresas han puesto en marcha una estrategia formal para promover la diversidad y la inclusión, un ligero aumento frente al 14 por ciento de 2016 y de 2015, según el estudio. La mayoría de los planes de diversidad son informales, pero hay más compañías que pretenden desarrollar una estrategia en comparación con las encuestas anteriores.

El número de equipos de startups compuesto de hombres o en su mayoría hombres se redujo de 67 por ciento hace dos años a 58 por ciento, pero la brecha de género en la tecnología sigue siendo amplia. Alrededor de la mitad de los fundadores culparon a la subrepresentación de las mujeres y las minorías en el campo de la tecnología. Pero la mayoría de las mujeres empresarias señalaron prejuicios inconscientes.

Para su informe anual State of Startups, First Round Capital encuestó a más de 800 empresarios en agosto y septiembre. Esta fue la primera vez que la firma preguntó sobre el acoso.

Dos tercios de las mujeres fundadoras de startups dijeron que creían que su género había perjudicado su capacidad para recaudar fondos. Un tercio de los hombres dijo que les resultaba más fácil recaudar fondos por su género. Los hombres también tuvieron una visión más optimista de cuánto tardarían en corregir las discrepancias en su industria.

(Bloomberg)